Wild Seed, de Octavia Butler

Entrada para el proyecto Adopta una autora.

Wild Seed es la primera novela de la serie de libros Patternmaster, la más extensa de la escritora estadounidense Octavia Butler. Explicaros de qué va este primer volumen me costará la vida, así que empecemos por las partes más objetivas.

wild-seed-butler-fabulas-estelares

Patternmaster (o Seed to Harvest en el volumen que yo tengo, de la editorial Grand Central Publishing) está compuesta por cuatro libros, aunque en realidad son cinco. Hay dos formas de leerla: bien por la fecha de su publicación, bien por la ordenación que aconsejó Octavia. Como en Seed to Harvest siguieron las indicaciones de la autora, me lancé a devorar Wild Seed, publicado en 1980. Luego le seguirán Mind of My Mind (1977), Clay’s Ark (1984) y la que fue la primera novela que escribió Octavia: Patternmaster (1976). Además, en 1978 se publicó Survivor (que sería el penúltimo, justo después de Clay’s Ark), pero como la autora renegó de él, no se incluye en este volumen ni, de hecho, se reedita ya. No os preocupéis, que de una forma u otra me haré con él y os contaré por qué Octavia la llamaba su «novela trekkie». Sigue leyendo “Wild Seed, de Octavia Butler”

Octavia Butler: réquiem por la humanidad

Entrada enmarcada dentro del proyecto Adopta una autora.

En 2016 descubrí a una autora que se convertiría de inmediato en una de mis escritoras favoritas de todas las épocas: la norteamericana Octavia Estelle Butler. Desde que leí la trilogía Xenogénesis (la única disponible en español, más un par de relatos sueltos aquí y allá), Octavia no quiere irse de mi mente ni de mi corazón. La he recomendado tanto por las redes sociales que he perdido la cuenta de los lectores que han rebuscado por internet o por librerías polvorientas esos volúmenes que son tan caros de ver. A vosotros: gracias por leerla. Sigue leyendo “Octavia Butler: réquiem por la humanidad”

Amanecer, de Octavia Butler

Traducción de Luis Vigil
Editorial Ultramar

Amanecer empieza con un despertar. Pero no es un despertar cualquiera. Es el Despertar de Lilith. Ya ha tenido otros Despertares, pero este será el último, aunque eso ella aún no lo sabe.

En cada Despertar, siempre lo mismo. Está sola en una habitación sin ventanas y con poco mobiliario. A veces no hay baño, aunque últimamente sí que dispone de uno. Le dan de comer una cosa insulsa que no se parece a nada que haya comido antes. Una vez tuvo compañía: un niño que no era suyo. Duró poco. También hay interrogatorios, muchos, y nada de ropa. Hasta ahora.

En este último Despertar, Lilith tiene ropa y no está sola. Una figura que permanece oculta entre las sombras le dice que, hasta que no acepte su existencia y se sienta cómoda tocándolo, no podrá salir de la habitación. Lilith tiene miedo, pánico. Casi prefiere volver a estar sola, volver a dormir.

Porque esa figura es un oankali, un extraterrestre con muchos tentáculos, cual hijo de la mismísima Medusa. Habla su idioma, aunque no es su lengua materna. Y la conoce demasiado bien. No tiene ojos, ni boca, ni orejas. Solo tentáculos repugnantes que captan cada sonido y cada movimiento que ella hace. Sigue leyendo “Amanecer, de Octavia Butler”