#LeoAutorasOct: dos autoras fantásticas

Aunque el mes elegido para leer autoras es octubre, yo, como mucha otra gente, decidí empezar en septiembre, porque sabía que no me iba a dar tiempo a leer todo lo que había en La Pila. El otro día estuve contando los autores y autoras que llevo leídos en 2016 y las cifras no podían ser más dispares: la parte de nombres masculinos contaba con 15 escritores más que la parte con nombres femeninos. ¿Mi objetivo? Leer al menos a 10 autoras nuevas más antes de que termine el año.

Esta semana he leído a dos autoras a las que no había catado antes: Diana Wynne Jones y Susana Vallejo. Sigue leyendo “#LeoAutorasOct: dos autoras fantásticas”

Cómo pilotar una nave espacial

Bandinnelli
Editorial Amarante

Le tengo un cariño especial a esta novela, por su autor, Bandinnelli, majo como él solo. Nos «conocimos» gracias a la Fundación Asimov, donde los dos reseñamos libros de ciencia ficción. Y mira tú por donde, Bandinnelli había escrito una novela de este género. Como por Valencia no pude encontrar su libro y él me aseguró que en la Feria del Libro de Madrid habría sí o sí, allá que me fui, con la esperanza de comprarlo, leerlo y que me lo dedicara.

Los dos primeros pasos ya los he cumplido; para el tercero, tendríamos que coincidir en el mismo punto espaciotemporal. Mientras espero a que esto ocurra, vamos al meollo de la cuestión: reseña de Cómo pilotar una nave espacial, un libro que no te enseñará a pilotar naves espaciales, pero con el que te lo pasarás de puta madre.

¿Eso cuenta como pareado? ¿Sí? Bien, seguimos. Sigue leyendo “Cómo pilotar una nave espacial”

Harry Potter and the Cursed Child

Han pasado 22 años desde la Batalla de Hogwarts y los hijos de Harry, Ginny, Ron, Hermione y Draco han crecido y asisten al colegio de magia y hechicería más famoso del mundo. Albus Potter, el protagonista de Harry Potter and the Cursed Child, tiene que lidiar con la fama de su padre y su incapacidad para estar a la misma altura.

Bien, a partir de aquí empiezo a destripar sin piedad la obra de teatro. Si no la habéis leído y queréis seguir siendo vírgenes en lo que a su lectura se refiere, dejad de leer esta entrada y echadle un vistazo a esta iniciativa que haremos en octubre.

harry-potter-spoilers-fabulas-carbaes

Empecemos. Sigue leyendo “Harry Potter and the Cursed Child”

Thief of time, de Terry Pratchett

O la mejor historia de amor jamás escrita. Literalmente.

Thief of time es el último libro de la serie sobre la Muerte y el vigésimo sexto en la saga general que conforma el Mundodisco. Y, como bien indica su nombre, hay un ladrón que roba el tiempo y la lía parda.

Antes que nada: no haré spoilers de este libro, pero puede que alguno caiga si no habéis avanzado mucho en la saga de la Muerte. My bad, pero no puedo reseñarlo como es debido sin nombrar ciertos elementos.

Despegamos… Sigue leyendo Thief of time, de Terry Pratchett”

Fin del #maratónbreve

Domingo, 28 de agosto de 2016, último día de una semana muy intensa repleta de lecturas, descubrimientos y tuits. Es el fin de la primera, pero no última, edición del maratón breve, y toca hacer balance.

Si leísteis mi lista interminable de lecturas para este maratón, sabréis que quería leerme un total de 14 libros en una semana, lo que equivalía a leer dos libros al día. El miércoles ya me di cuenta que iba a resultar imposible, porque no llevaba ni la mitad. Aun así, me sigo sorprendiendo al pensar que en siete días he leído 11 libros y dos relatos, cuando hay meses que no llego ni a la mitad. Sigue leyendo “Fin del #maratónbreve”

De las mujeres a las que leeré en octubre

Esta es una entrada improvisada y escrita un poco con prisas porque 1) no tengo tiempo entre maratón y trabajo, y 2) acaba de surgir una conversación en Twitter muy interesante. Nos hemos puesto a contar las lecturas que llevamos este año y nos hemos dado cuenta de que el porcentaje de hombres es bastante más elevado que el de mujeres. Y eso vamos a solucionarlo en octubre.

La conversación está ocurriendo mientras escribo estas palabras. Isa-Janis, Readings in the North, Bosque de Marbaden, Doña Sierpe, Omaira… Buscadlas en Twitter, leed sus blogs y reclamadles las listas de las mujeres que leerán durante el mes de octubre.

Sí: octubre es el mes de la mujer por estos lares. Solo leeremos libros escritos por mujeres. Leeremos todo lo que podamos para hacer que nuestros respectivos porcentajes lectores sean más igualados.

Y cómo no, se puede apuntar quien quiera, en octubre o en el mes que desee, y comentarlo con el hashtag #LeoAutorasOct. Sigue leyendo “De las mujeres a las que leeré en octubre”

Participantes del #maratónbreve

¡Quedan solo tres días para empezar con el maratón breve! Si todavía no sabéis lo que es, podéis leer esta entrada para informaros y seguir la etiqueta de Twitter #maratónbreve para comentar las lecturas.

En esta entrada he reunido a todos los participantes que se han apuntado hasta el momento. Como es posible que se enrole alguno más durante este fin de semana, iré modificando la entrada en cuanto pueda. Y como es posible que esta cabeza de chorlito se olvide de alguien, decidme si no aparecéis o si habéis hecho una entrada al respecto y yo no me he enterado, para que pueda enlazarla.

Antes de seguir, me gustaría destacar la gran variedad de lecturas que la gente ha ido revelando durante agosto. Hay para todos los gustos, de todos los géneros y en muchas lenguas. Una servidora ya ha incorporado nuevos elementos a su lista de pendientes por culpa de este maldito reto. Y eso que fue idea mía.

¡Empezamos! 

Belcebón fue uno de los primeros en apuntarse y en hacer trampas. Según él, su maratón personal durará dos semanas, y no es para menos, después de ver la pedazo de lista que se ha sacado. Que Cthulhu te acompañe.

Cris, creadora del aclamado tochogate, aceptó el reto y, como muchos de nosotros, compaginará la lectura de tochos con la lectura de brevetones. Aquí podéis ver las lecturas que se ha propuesto y un par de recomendaciones.

cris-maraton-breve

Isa, de Readings in the North, también propone sus lecturas, muy variadas, en esta entrada. Y no quiero irme sin destacar dos obras feministas que tengo muchas ganas de leer: el ensayo Todos deberíamos ser feministas, incluido también en mi lista, y El tapiz amarillo, unos relatos de Charlotte Perkins Gilman, autora de Herland, a la que tengo muchas ganas de conocer (literariamente hablando).

Y si hablamos de lecturas sobre feminismo, lo mejor es echarle un vistazo a las que leerá Laura de Canal Nostalgia, quien me ha descubierto la Teoría King Kong. Directo a la lista de pendientes.

En Ajuste de letras, Eibi82 es de las que se apunta a un reto sin pensarlo, y aquí está, al pie del cañón. Entre sus lecturas hay clásicos y relecturas de sus libros favoritos. Llegados a este punto, cabe decir que Virginia Woolf es la protagonista indiscutible de este reto. No lo he contado, pero entre su Una habitación propia Flush, vamos a ser muchos los que la leamos.

Claudia también sube al tren de Virginia Woolf con una lista muy variada de lecturas propuestas. Seguro que más de uno se habrá apuntado algún título interesante. Espero que cuando termine el maratón nos hable de algunos de ellos.

Libros con Isabel se decantó por elegir un tema y basar sus lecturas en él. En su caso, eligió a los clásicos españoles de cualquier género, desde teatro hasta poesía. Aunque no sabe cuántos leerá, desde aquí la animo a que siga con esa lista tan interesante.

Uve, autora de Miradas enlatadas, nos propone unas lecturas bastante tematizadas también. Yo me he apuntado ese de Ursula K. Le Guin que no conocía:

CpfcZWSWEAEKwMF

Y de clásicos van las lecturas de Bosque de Marbaden y de Diana, del blog Con todo mi ser. Ellas también van directas al #teamWoolf y nos traen títulos fascinantes. Espero que los lean todos y luego nos hablen maravillas de ellos:

Podéis pinchar en la imagen para ver mejor los títulos

Y de cuentos va la cosa en el caso de Marifa. Entre Wilde, Poe y Cortázar, estoy segura de que disfrutará mucho esta semana.

Omaira puso hasta el número de páginas de lo que quiere leerse durante el maratón:

—Jakob von Gunten,108 pág.
—Michael Kohlhaas,78 pág.
—The Unwritten (1—4).
—Un día en la vida de Ivan. Denisovich, 175 pág.

Y no me voy de aquí sin citar su reseña de Mujeres y maravillas, una antología de relatos de ciencia ficción escritos por mujeres, ideal para este maratón o para cuando sea.

En esta primera edición del maratón breve también contamos con la participación de blogueros semidioses como Odo, que leerá The Dream-Quest of Vellitt Boe, de Kij Johnson.

Muchos retos se propuso Algodón de azúcar para agosto, y el maratón breve está entre ellos. He aquí lo que quiere leerse durante esta semana:

– Oxford Bookworms: Gulliver´s Travels.
– Oxford Bookworms: A tale of two cities.
– Áyax – Sófocles.
– The Alhambra (guide).
– Botchan – Natsume Soseki.

En el #teamWoolf también está Cynthia Cebeira, que disfrutará de lo lindo con todas estas lecturas:

cynthia-maratón-breve

Aurora ha sido una de las últimas en enrolarse a este reto y lo hace con tres lecturas muy jugosas que no conocía. ¿Habéis leído alguno de los títulos que propone?

Magrat ha revelado en primicia sus lecturas provisionales para esta semana. Provisionales porque, como bien dice, esto no son deberes: aquí hemos venido a disfrutar leyendo.

Eduardo, de Un rincón en el Norteha elegido a Branderson como autor estrella de su lista:

eduardo-maraton

Lucía, por su parte, también se ha decantado por los clásicos de toda la vida. ¡Pedazo lecturas!

lucia-maraton

Dejamos el mundo de la blogosfera y pasamos a otro muy diverso: el de los traductores. Al ser traductora y seguir a un montón de gente de este mundillo por las redes sociales, algún que otro traductor incauto acudió a la llamada del maratón breve, algo que me sorprendió gratamente.

Jordi Balcells apostará por Ominosus, de Elizabeth Bear, editado por Fata Libelli, la editorial favorita en digital por estos lares. Lidia Pelayo ha apostado fuerte por el maratón (y yo que me alegro), y esto son las obras que quiere leer (ay, ese Pratchett…):

lidiapelayo_maratónbreve

Itziar se ha decantado por los clásicos y aunque ella dice que es imposible que los lea todos, yo espero que lo haga y disfrute mucho de ellos. Cógete las semanas que haga falta. 😉

itziar-maraton-breve

Hay gente que todavía no nos ha revelado las obras que leerá, pero también se han apuntado a esta incauta pero sabia aventura. En este grupo de «conservadores del misterio» están Helena, de Libros de Hache; Isa, de A través del otro espejo; Sileny, de A Petrie le gustan los librosLiterature Watchers; Judith, del blog Zona Excéntrica.

Aprovecho para recordar que lo de anunciar los libros no es obligatorio y podéis dejarlo para cuando tengáis que decidirlo este mismo lunes. Ya nos lo contaréis por Twitter con #maratónbreve. 😉 

Y gracias a todos los que habéis contribuido a difundir este maratón, a los que vais a participar, a los que querríais participar pero no podéis por las fechas… A todos vosotros os digo lo siguiente: organizaremos otro antes de que termine el año.

Garras y colmillos

Jo Walton
Traducción de Marta García Martínez
Factoría de ideas, 2005

Garras y colmillos es una novela victoriana escrita en 2004. Si leéis la dedicatoria que ha escrito la autora en las primeras páginas, veréis que en ellas expresa su voluntad de escribir una novela como las que se escribían en Inglaterra durante el reinado de la reina Victoria, y que se caracterizaban por una serie de valores que en esta novela serán innatos en los seres que la protagonizan: dragones.

Los valores de la época victoriana humana, por así decirlo, venían dados por la diferencia entre tener más o menos dinero, o pertenecer a una clase social u otra. En Garras y colmillos las diferencias no solo son sociales, sino también fisiológicas: los nobles son más grandes que los plebeyos porque pueden comer un tipo determinado de carne que solo ellos se pueden permitir. Además, a los sirvientes se les atan las alas para que no huyan volando del yugo de su amo. Por ejemplo, en la novela tenemos el caso de un macho noble que llega a medir 18 metros, mientras que una sirvienta hembra que le dobla la edad apenas alcanza los 2 metros.

Es inevitable resaltar el papel de la mujer en este tipo de sociedad. Si alguien ha leído a Jane Austen, sabrá a  lo que me refiero. Aunque Jane Austen no es victoriana, está claro que Jo Walton se ha inspirado en ella: críticas constantes a la inferioridad de la mujer, a su incapacidad de no poder poseer tierra o dinero propio, a la continua protección y supervisión de un macho, etc. Sin embargo, en las obras victorianas o austenianas, esto se quedaba en lo que eran, críticas mordaces; en Garras y colmillos son algo más, y se llega incluso a plantear un posible cambio social. Aunque la novela no da para tanto, pues solo tiene 330 páginas, sí que vemos un cambio importante en el pensamiento de las dragonas y en cómo estas se lo hacen saber a los dragones machos:

Somos compañeros, eso es lo que le dije a mi padre. Eso es lo que querría ahora, no ser una esposa que es como un objeto, algo que te pertenece. Quiero seguir siendo tu compañera, tomar mis propias decisiones.

Otro elemento típico de la novela victoriana es la diferencia entre el campo y la ciudad. En el campo es donde viven los nobles la mayor parte del tiempo, pues allí tienen tierras y súbditos. A la ciudad solo van durante la temporada en la que se presentan en sociedad a nuevos dragones en edad de merecer y la vida cultural cobra vida. Sin embargo, el resto del tiempo la ciudad recibe mala fama, porque allí es donde van los dragones que se dedican al comercio o los que están sin recursos que han caído en desgracia y están buscando nuevas oportunidades de ganarse la vida.

En este mundo plagado de dragones hay unos elementos bastante curiosos. Buena muestra de ello es que han inventado el ferrocarril, un medio de transporte bastante utilizado por los dragones que no pueden volar (a saber: sacerdotes, criados o dragoncitos a los que aún no les han salido las alas). Pero resulta que estos seres, que pueden echar fuego por sus fauces, también han inventado el papel. Y yo me digo… ¿en serio? Pues sí. Hay una escena en la que un dragón está leyendo una carta, se enfada y hale, adiós, carta. Y todos sabemos que los dragones no llevan ropa, ¿verdad? ¡Pues aquí sí! No mucha, pero toda la atención fashionista se centra en una sola prenda: los sombreros que cada dragón, según su estatus social, ha de ponerse. Con lo poco prácticos que son los sombreros a la hora de volar…

Hasta aquí, todo es muy victoriano y humano. Se echa en falta, quizás, un estilo más elaborado, pues la autora no intenta imitar en ningún momento el de las obras en las que se inspira. Y digo «humano» porque podemos llegar a olvidar que estamos hablando de dragones, seres enormes con alas, escamas y que son radicalmente distintos a nosotros.

Garras-y-colmillos-fábulas-estelares

Y ahí es cuando Walton lo hace bien. En esa sociedad tan educada y clasista existe un elemento que nos horroriza a nosotros como humanos: el canibalismo.

La carne especial que comen los nobles y de la que he hablado antes es ni más ni menos que carne de dragón. En esta sociedad, comerse los unos a los otros está bien visto, pues la carne de dragón tiene beneficios notables para aquellos que la comen: creces, te haces más fuerte e incluso más valiente. Sin embargo, eso no quiere decir que se maten entre ellos indiscriminadamente (aunque puede pasar, según parece). Las muertes están más o menos controladas. Por ejemplo: cuando un progenitor muere, lega su cuerpo a su descendencia para que tengan más fuerzas, y en el ejército son los compañeros soldados los que se comen a los caídos en combate.

Además, los nobles pueden hacer matanzas selectivas entre sus súbditos y coger aquellos que consideren que no hacen ningún bien a la raza, como el dragoncito más débil de una nidada. Pero siempre hay gente que se aprovecha de sus privilegios. En Garras y colmillos se da el caso de un dragón noble (y por ende, muy fuerte y grande) que abusa de estas matanzas selectivas: a lo mejor coge dos dragoncitos recién nacidos en vez de uno, o no se espera a que un dragón viejo muera de viejo. Ahí es cuando empieza a surgir cierta conciencia social en una de las dragonas, elemento que se va propagando entre los miembros de la familia Agornin.

Os habréis dado cuenta de que apenas he hablado de la trama, y es que Garras y colmillos me ha maravillado por su ambientación y la sociedad en la que viven los personajes. La trama no podría ser más victoriana: un problema con la herencia, hermanas con poca dote que buscan marido, hermano sacerdote muy preocupado moralmente, otro hermano con una reputación dudosa en la ciudad… De hecho, hay tantas confesiones y pedidas de matrimonio que hasta el narrador llega a perder la cuenta.

Ha sido mi primera incursión en la narrativa de Jo Walton y sin duda me haré con su Entre extraños, de la que he oído críticas muy dispares. Mientras tanto, ¿qué opináis vosotros? ¿Habéis leído Garras y colmillos o alguna otra novela de Jo Walton?

Mis lecturas para el maratón breve

Hace unos días revelaba el plan malvado en el que llevo pensando semanas: el maratón breve. Si sentís curiosidad por saber qué es, no tenéis más que leer esta entrada. Ya somos más de 20 participantes, y seguro que alguno más acaba subiendo a bordo.

Vamos al meollo: he aquí los libros que he desempolvado para leer durante el maratón breve. Hay 35, pero eso no quiere decir que vaya a leérmelos todos; intentaré leer unos 14, pero ya veremos cómo se presenta esa semana, si tendré más tiempo del esperado o menos para leer.

Lecturas-maratón-breve-fábulas-estelares2

¿Y cómo elegiré qué libro leo? Pues creo que terminaré por sacarlo a suertes; eso sí, hay unos cuantos que leeré seguro, bien porque así me quito de encima algún reto, bien porque les tengo muchas ganas.

Y los elegidos son…

Clásicos

♦ El balneario, de Carmen Martín Gaite.
♦ Flush, de Virginia Woolf.
♦ La perla, John Steinbeck.
♦ La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela.
♦ Belcebú, de Emilia Pardo Bazán.
♦ Historia abreviada de la literatura portátil, de Vila-Matas.
♦ Rip Van Winkle, de Washington Irving.
♦ Estudio en escarlata, de Arthur Conan Doyle.
♦ Pioneros, de Willa Cather.

Relecturas

♦ Charlie y la fábrica de chocolate, de Roald Dahl.
♦ Animales fantásticos y dónde encontrarlos, de J.K. Rowling.

Ciencia ficción

♦ El cerebro del más allá, Ian Watson.
♦ Paraíso II, de Sheckely.
♦ Cómo pilotar una nave espacial, de Bandinnelli.
♦ El azogue, de China Miéville.

Fantasía

♦ El silencio de las sirenas, de Beatriz García Guirado.
♦ Cuentos desde el reino peligroso, de J.R.R. Tolkien.
♦ Nanny Ogg’s Cookbook, de Terry Pratchett.
♦ Hic sunt dracones, de Tim Pratt.
♦ Magic, Inc., de Robert A. Heinlein.

En otros idiomas

♦ Les vacances du petit Nicolas, de Sempé-Goscinny.
♦ The old man and the sea, de Hemingway.
Le petit prince, de Saint-Exupéry.
♦ The Bloody Chamber, de Angela Carter.

Teatro y poesía

♦ Peter Pan, de James M. Barry.
♦ La balada de la cárcel de Reading, de Oscar Wilde.

Libros de no ficción

♦ Leonardo Da Vinci, de Sherwin B. Noland.
♦ The Language of sex, de José Santaemilia (ed.).
♦ Todos deberíamos ser feministas, de Chimamanda Ngozi Adichie.
♦ El algoritmo de Ada, de James Essinger.
♦ Dictadoras, de Rosa Montero.

Géneros varios

♦ El cadáver fugitivo, de Ellery Queen.
♦ Neverhome, de Larid Hunt.
♦ La gallina que soñaba con volar, de Sun-mi Hwang.
♦ Beowulf: the graphic novel, de Stephen L. Stern.

Como veis, hay libros para todos los gustos. Entre los participantes del maratón breve, hay quien ha elegido un tema y ha seguido con él y hay quien también ha elegido lecturas variadas. Aquí, para gustos colores, y nuestro objetivo es leer y disfrutar todo lo que podamos y más.

Y vosotros, ¿ya habéis pensado los libros que vais a leer o los elegiréis en ese momento?

 

Maratón breve

Bienvenidos al primer reto promocionado por Fábulas estelares: el Maratón Breve®, disponible desde ya en las mejores pantallas del país y de ultramares.

Es un nombre normalico, lo sé, pero las alternativas eran horribles y, para qué nos vamos a engañar: nunca estaré a la altura del poético Tochogate.

Maraton-breve-fabulas-estelares

¿Qué es el Maratón Breve?

El Maratón Breve es, o será dentro de un par de semanas, un reto que consistirá en leer el máximo de obras posibles en un tiempo determinado.

¿Qué tipo de obras?

De cualquier clase: desde novelas u obras de teatro hasta el manual de la lavadora. Podéis elegir cualquier texto escrito que os apetezca, la única condición es que tengan menos de 200 páginas.

Como ya habréis deducido, esta idea surgió a partir de la de Cris del blog She can read y su Tochogate veraniego. Cris, eres mi musa.

¿Cuánto tiempo tenemos para leer?

Tras considerarlo mucho, he decidido que tendremos una semana para leer el máximo de obras que podamos: del lunes 22 de agosto al domingo 28.

¿Hay que leer un número determinado de obras?

No, para nada. Hay que leer todas las obras que se pueda en ese espacio de tiempo y disfrutar siempre al máximo.

Personalmente, voy a intentar leer unas 14 obras, pero eso es mi marca personal. Cada uno elige lo que va a leer y al final de la semana veremos el total de obras leídas.

¿A quién va dirigido el Maratón Breve?

¡A todo aquel que quiera! ¿Quieres probar nuevos géneros o catar a nuevos autores? Esta es tu oportunidad. ¿Tienes algún libro de esos imprescindibles por leer? Aprovecha ahora e híncale el diente. ¿Tienes retos de lectura a medio cumplir? Bien, ya somos dos, ¡a leer se ha dicho! ¿Has leído poco durante el verano y quieres ponerle remedio? ¿Has leído mucho durante el verano y quieres leer más? ¿A qué esperas para apuntarte?

¿Hay alguna condición para apuntarse al Maratón Breve?

¡Ninguna! Podéis hacérmelo saber en los comentarios de esta entrada o por Twitter con el hashtag #maratónbreve y haré una entrada con todos los participantes. Si no queréis participar, pero conocéis a gente que podría estar interesada, compartid la publicación que pondré por mis redes sociales. 

Si tenéis cualquier otra pregunta, no dudéis en plantearla en los comentarios de esta entrada o en Twitter. Id pensando los libros que querréis leer… La semana que viene os daré ideas al respecto.