Arcadia, de Iain Pears

Traducción de María José Díez Pérez.
Espasa Editorial.

Cuando las buenas gentes del Reto 10×10 me propusieron participar en una nueva edición, me apunté de cabeza. Compartir tus opiniones sobre una lectura me parece un lujo, y más si el libro en cuestión te encanta.

Pero el caso es que Arcadia ni me ha encantado, ni he podido acabarlo.

Al principio, todo bien: tenía unas críticas excelentes en Goodreads, la mezcla de géneros literarios era, cuanto menos, curiosa, el título me llamaba muchísimo la atención y la portada de la edición de Espasa me encantaba. Sí que es verdad que, cuando leo por obligación (aunque en este caso me ofrecí voluntaria cual tributo muriéndose de hambre), me cuesta un poco más ponerme a leer. Pero aparté esta pequeña reticencia de mi mente en cuanto inicié la lectura.

Lo que siguió después del principio tampoco estuvo nada mal. Escenas bucólicas en un mundo llamado Anterwold, un poco de metaliteratura (ya sabéis: un escritor está escribiendo el capítulo que acabas de leer, aunque luego resulta que lo que acabas de leer podría ser real…), un viejo profesor en el ocaso de su vida con ganas de convertirse en el nuevo Tolkien (de quien, por cierto, era muy amigo), una niña tan simpática como curiosa que corretea por un pueblo rural inglés… Y entonces llegó el primer «pero…» a la obra de Iain Pears. Aunque ya estaba bajo aviso, el salto a un futuro incierto con científicos un tanto peculiares y un problema gordo entre manos no me llamó nada la atención. Prefería volver a la Inglaterra de la década de los 60 y a Anterwold. Además, cada vez se fueron sucediendo con más asiduidad capítulos en épocas extrañas con personajes relacionados tanto con el pasado como con el futuro. Que sí, que ya sabía lo de los cambios espaciotemporales, pero eso no quita que la forma de contarlo y los personajes fueran poco atractivos para mí.

Arcadia - Fabulas-estelares
La recomendación de Félix J. Palma en la portada no podría ser menos acertada. Yo lo cambiaría por: pajas espaciotemporales con poca base científica.

Para que os hagáis una idea: yo no me trago que una científica a la que le han extirpado todas las emociones y que se chuta estimulantes para trabajar hable igual que una adolescente de 15 años de la Inglaterra rural del siglo XX. Que le pongas más tacos a una no crea a un personaje con voz y personalidad propia. Esa voz, que encima está en primera persona, debería resonar con fuerza y encandilarnos en cada frase.

En Arcadia hay distintas tramas interconectadas. No me paré a contarlas, pues las reseñas de mis compañeros (incluidas al final de la reseña) son más detalladas en este aspecto. El caso es que cada capítulo se adscribe a una trama y todas forman un entramado complejo y, para mí, carente de interés. En sí, cada trama tiene poco o ningún misterio. La tensión se centra en ver cómo acabará todo el embrollo de personajes que pululan de aquí para allá, no en las migajas que conforman ese todo. A veces terminaba un capítulo y me quedaba igual, ya que no me había aportado mucha más información y mis ganas de seguir leyendo más páginas habían mermado.

El libro me perdió definitivamente cuando Angela, la científica del futuro que ha inventado una máquina para viajar en el tiempo, creó otro cachivache capaz de recrear mundos imaginados. Lo colocó al lado de la casa de Tolkien para que se nutriera de sus ideas y fantasías, pero como la magia de los magos no hacía más que entorpecerlo todo, quitó todas las razas y solo quedaron piedras y una civilización que fue capaz de prosperar. O eso creo. Fue el último capítulo que leí y no he vuelto a pensar en el libro hasta que los otros reteros empezaron a sacar reseñas.

Pero ¡voy a destacar algo bueno! Como buena fanática de Pratchett que se precie, me encanta el humor inglés. Pears no le llega ni a la pezuña del cuarto elefante que sustenta el Mundodisco, pero el caso es que esas pullitas dichas como quien no quiere la cosa a mí me encantan. Os dejo un párrafo en el que habla de C.S. Lewis como muestra y despedida de esta mi reseña.

Arcadia_IanPears_Fabulas_estelares

Reseñas del resto de reteros:

Boy with letters
Torre de Babel
La Caverna Literaria
A través de otro espejo
Telaraña de libros
Book eater
Capítulo 26
Lectura directa
A doble altura

Reto 10×10: Arcadia, de Iain Pears

Hoy, 17 de marzo, arranco con un nuevo reto. En esta ocasión me he unido al reto 10×10, en el que 10 blogueros leeremos en 10 días un libro. El seleccionado para la presente edición es Arcadia, de Iain Pears, publicado en español por la editorial Espasa y traducido por María José Díez Pérez. Sigue leyendo “Reto 10×10: Arcadia, de Iain Pears”

Fin del #maratónbreve

Domingo, 28 de agosto de 2016, último día de una semana muy intensa repleta de lecturas, descubrimientos y tuits. Es el fin de la primera, pero no última, edición del maratón breve, y toca hacer balance.

Si leísteis mi lista interminable de lecturas para este maratón, sabréis que quería leerme un total de 14 libros en una semana, lo que equivalía a leer dos libros al día. El miércoles ya me di cuenta que iba a resultar imposible, porque no llevaba ni la mitad. Aun así, me sigo sorprendiendo al pensar que en siete días he leído 11 libros y dos relatos, cuando hay meses que no llego ni a la mitad. Sigue leyendo “Fin del #maratónbreve”

De las mujeres a las que leeré en octubre

Esta es una entrada improvisada y escrita un poco con prisas porque 1) no tengo tiempo entre maratón y trabajo, y 2) acaba de surgir una conversación en Twitter muy interesante. Nos hemos puesto a contar las lecturas que llevamos este año y nos hemos dado cuenta de que el porcentaje de hombres es bastante más elevado que el de mujeres. Y eso vamos a solucionarlo en octubre.

La conversación está ocurriendo mientras escribo estas palabras. Isa-Janis, Readings in the North, Bosque de Marbaden, Doña Sierpe, Omaira… Buscadlas en Twitter, leed sus blogs y reclamadles las listas de las mujeres que leerán durante el mes de octubre.

Sí: octubre es el mes de la mujer por estos lares. Solo leeremos libros escritos por mujeres. Leeremos todo lo que podamos para hacer que nuestros respectivos porcentajes lectores sean más igualados.

Y cómo no, se puede apuntar quien quiera, en octubre o en el mes que desee, y comentarlo con el hashtag #LeoAutorasOct. Sigue leyendo “De las mujeres a las que leeré en octubre”

Participantes del #maratónbreve

¡Quedan solo tres días para empezar con el maratón breve! Si todavía no sabéis lo que es, podéis leer esta entrada para informaros y seguir la etiqueta de Twitter #maratónbreve para comentar las lecturas.

En esta entrada he reunido a todos los participantes que se han apuntado hasta el momento. Como es posible que se enrole alguno más durante este fin de semana, iré modificando la entrada en cuanto pueda. Y como es posible que esta cabeza de chorlito se olvide de alguien, decidme si no aparecéis o si habéis hecho una entrada al respecto y yo no me he enterado, para que pueda enlazarla.

Antes de seguir, me gustaría destacar la gran variedad de lecturas que la gente ha ido revelando durante agosto. Hay para todos los gustos, de todos los géneros y en muchas lenguas. Una servidora ya ha incorporado nuevos elementos a su lista de pendientes por culpa de este maldito reto. Y eso que fue idea mía.

¡Empezamos! 

Belcebón fue uno de los primeros en apuntarse y en hacer trampas. Según él, su maratón personal durará dos semanas, y no es para menos, después de ver la pedazo de lista que se ha sacado. Que Cthulhu te acompañe.

Cris, creadora del aclamado tochogate, aceptó el reto y, como muchos de nosotros, compaginará la lectura de tochos con la lectura de brevetones. Aquí podéis ver las lecturas que se ha propuesto y un par de recomendaciones.

cris-maraton-breve

Isa, de Readings in the North, también propone sus lecturas, muy variadas, en esta entrada. Y no quiero irme sin destacar dos obras feministas que tengo muchas ganas de leer: el ensayo Todos deberíamos ser feministas, incluido también en mi lista, y El tapiz amarillo, unos relatos de Charlotte Perkins Gilman, autora de Herland, a la que tengo muchas ganas de conocer (literariamente hablando).

Y si hablamos de lecturas sobre feminismo, lo mejor es echarle un vistazo a las que leerá Laura de Canal Nostalgia, quien me ha descubierto la Teoría King Kong. Directo a la lista de pendientes.

En Ajuste de letras, Eibi82 es de las que se apunta a un reto sin pensarlo, y aquí está, al pie del cañón. Entre sus lecturas hay clásicos y relecturas de sus libros favoritos. Llegados a este punto, cabe decir que Virginia Woolf es la protagonista indiscutible de este reto. No lo he contado, pero entre su Una habitación propia Flush, vamos a ser muchos los que la leamos.

Claudia también sube al tren de Virginia Woolf con una lista muy variada de lecturas propuestas. Seguro que más de uno se habrá apuntado algún título interesante. Espero que cuando termine el maratón nos hable de algunos de ellos.

Libros con Isabel se decantó por elegir un tema y basar sus lecturas en él. En su caso, eligió a los clásicos españoles de cualquier género, desde teatro hasta poesía. Aunque no sabe cuántos leerá, desde aquí la animo a que siga con esa lista tan interesante.

Uve, autora de Miradas enlatadas, nos propone unas lecturas bastante tematizadas también. Yo me he apuntado ese de Ursula K. Le Guin que no conocía:

CpfcZWSWEAEKwMF

Y de clásicos van las lecturas de Bosque de Marbaden y de Diana, del blog Con todo mi ser. Ellas también van directas al #teamWoolf y nos traen títulos fascinantes. Espero que los lean todos y luego nos hablen maravillas de ellos:

Podéis pinchar en la imagen para ver mejor los títulos

Y de cuentos va la cosa en el caso de Marifa. Entre Wilde, Poe y Cortázar, estoy segura de que disfrutará mucho esta semana.

Omaira puso hasta el número de páginas de lo que quiere leerse durante el maratón:

—Jakob von Gunten,108 pág.
—Michael Kohlhaas,78 pág.
—The Unwritten (1—4).
—Un día en la vida de Ivan. Denisovich, 175 pág.

Y no me voy de aquí sin citar su reseña de Mujeres y maravillas, una antología de relatos de ciencia ficción escritos por mujeres, ideal para este maratón o para cuando sea.

En esta primera edición del maratón breve también contamos con la participación de blogueros semidioses como Odo, que leerá The Dream-Quest of Vellitt Boe, de Kij Johnson.

Muchos retos se propuso Algodón de azúcar para agosto, y el maratón breve está entre ellos. He aquí lo que quiere leerse durante esta semana:

– Oxford Bookworms: Gulliver´s Travels.
– Oxford Bookworms: A tale of two cities.
– Áyax – Sófocles.
– The Alhambra (guide).
– Botchan – Natsume Soseki.

En el #teamWoolf también está Cynthia Cebeira, que disfrutará de lo lindo con todas estas lecturas:

cynthia-maratón-breve

Aurora ha sido una de las últimas en enrolarse a este reto y lo hace con tres lecturas muy jugosas que no conocía. ¿Habéis leído alguno de los títulos que propone?

Magrat ha revelado en primicia sus lecturas provisionales para esta semana. Provisionales porque, como bien dice, esto no son deberes: aquí hemos venido a disfrutar leyendo.

Eduardo, de Un rincón en el Norteha elegido a Branderson como autor estrella de su lista:

eduardo-maraton

Lucía, por su parte, también se ha decantado por los clásicos de toda la vida. ¡Pedazo lecturas!

lucia-maraton

Dejamos el mundo de la blogosfera y pasamos a otro muy diverso: el de los traductores. Al ser traductora y seguir a un montón de gente de este mundillo por las redes sociales, algún que otro traductor incauto acudió a la llamada del maratón breve, algo que me sorprendió gratamente.

Jordi Balcells apostará por Ominosus, de Elizabeth Bear, editado por Fata Libelli, la editorial favorita en digital por estos lares. Lidia Pelayo ha apostado fuerte por el maratón (y yo que me alegro), y esto son las obras que quiere leer (ay, ese Pratchett…):

lidiapelayo_maratónbreve

Itziar se ha decantado por los clásicos y aunque ella dice que es imposible que los lea todos, yo espero que lo haga y disfrute mucho de ellos. Cógete las semanas que haga falta. 😉

itziar-maraton-breve

Hay gente que todavía no nos ha revelado las obras que leerá, pero también se han apuntado a esta incauta pero sabia aventura. En este grupo de «conservadores del misterio» están Helena, de Libros de Hache; Isa, de A través del otro espejo; Sileny, de A Petrie le gustan los librosLiterature Watchers; Judith, del blog Zona Excéntrica.

Aprovecho para recordar que lo de anunciar los libros no es obligatorio y podéis dejarlo para cuando tengáis que decidirlo este mismo lunes. Ya nos lo contaréis por Twitter con #maratónbreve. 😉 

Y gracias a todos los que habéis contribuido a difundir este maratón, a los que vais a participar, a los que querríais participar pero no podéis por las fechas… A todos vosotros os digo lo siguiente: organizaremos otro antes de que termine el año.

Mis lecturas para el maratón breve

Hace unos días revelaba el plan malvado en el que llevo pensando semanas: el maratón breve. Si sentís curiosidad por saber qué es, no tenéis más que leer esta entrada. Ya somos más de 20 participantes, y seguro que alguno más acaba subiendo a bordo.

Vamos al meollo: he aquí los libros que he desempolvado para leer durante el maratón breve. Hay 35, pero eso no quiere decir que vaya a leérmelos todos; intentaré leer unos 14, pero ya veremos cómo se presenta esa semana, si tendré más tiempo del esperado o menos para leer.

Lecturas-maratón-breve-fábulas-estelares2

¿Y cómo elegiré qué libro leo? Pues creo que terminaré por sacarlo a suertes; eso sí, hay unos cuantos que leeré seguro, bien porque así me quito de encima algún reto, bien porque les tengo muchas ganas.

Y los elegidos son…

Clásicos

♦ El balneario, de Carmen Martín Gaite.
♦ Flush, de Virginia Woolf.
♦ La perla, John Steinbeck.
♦ La familia de Pascual Duarte, de Camilo José Cela.
♦ Belcebú, de Emilia Pardo Bazán.
♦ Historia abreviada de la literatura portátil, de Vila-Matas.
♦ Rip Van Winkle, de Washington Irving.
♦ Estudio en escarlata, de Arthur Conan Doyle.
♦ Pioneros, de Willa Cather.

Relecturas

♦ Charlie y la fábrica de chocolate, de Roald Dahl.
♦ Animales fantásticos y dónde encontrarlos, de J.K. Rowling.

Ciencia ficción

♦ El cerebro del más allá, Ian Watson.
♦ Paraíso II, de Sheckely.
♦ Cómo pilotar una nave espacial, de Bandinnelli.
♦ El azogue, de China Miéville.

Fantasía

♦ El silencio de las sirenas, de Beatriz García Guirado.
♦ Cuentos desde el reino peligroso, de J.R.R. Tolkien.
♦ Nanny Ogg’s Cookbook, de Terry Pratchett.
♦ Hic sunt dracones, de Tim Pratt.
♦ Magic, Inc., de Robert A. Heinlein.

En otros idiomas

♦ Les vacances du petit Nicolas, de Sempé-Goscinny.
♦ The old man and the sea, de Hemingway.
Le petit prince, de Saint-Exupéry.
♦ The Bloody Chamber, de Angela Carter.

Teatro y poesía

♦ Peter Pan, de James M. Barry.
♦ La balada de la cárcel de Reading, de Oscar Wilde.

Libros de no ficción

♦ Leonardo Da Vinci, de Sherwin B. Noland.
♦ The Language of sex, de José Santaemilia (ed.).
♦ Todos deberíamos ser feministas, de Chimamanda Ngozi Adichie.
♦ El algoritmo de Ada, de James Essinger.
♦ Dictadoras, de Rosa Montero.

Géneros varios

♦ El cadáver fugitivo, de Ellery Queen.
♦ Neverhome, de Larid Hunt.
♦ La gallina que soñaba con volar, de Sun-mi Hwang.
♦ Beowulf: the graphic novel, de Stephen L. Stern.

Como veis, hay libros para todos los gustos. Entre los participantes del maratón breve, hay quien ha elegido un tema y ha seguido con él y hay quien también ha elegido lecturas variadas. Aquí, para gustos colores, y nuestro objetivo es leer y disfrutar todo lo que podamos y más.

Y vosotros, ¿ya habéis pensado los libros que vais a leer o los elegiréis en ese momento?

 

Maratón breve

Bienvenidos al primer reto promocionado por Fábulas estelares: el Maratón Breve®, disponible desde ya en las mejores pantallas del país y de ultramares.

Es un nombre normalico, lo sé, pero las alternativas eran horribles y, para qué nos vamos a engañar: nunca estaré a la altura del poético Tochogate.

Maraton-breve-fabulas-estelares

¿Qué es el Maratón Breve?

El Maratón Breve es, o será dentro de un par de semanas, un reto que consistirá en leer el máximo de obras posibles en un tiempo determinado.

¿Qué tipo de obras?

De cualquier clase: desde novelas u obras de teatro hasta el manual de la lavadora. Podéis elegir cualquier texto escrito que os apetezca, la única condición es que tengan menos de 200 páginas.

Como ya habréis deducido, esta idea surgió a partir de la de Cris del blog She can read y su Tochogate veraniego. Cris, eres mi musa.

¿Cuánto tiempo tenemos para leer?

Tras considerarlo mucho, he decidido que tendremos una semana para leer el máximo de obras que podamos: del lunes 22 de agosto al domingo 28.

¿Hay que leer un número determinado de obras?

No, para nada. Hay que leer todas las obras que se pueda en ese espacio de tiempo y disfrutar siempre al máximo.

Personalmente, voy a intentar leer unas 14 obras, pero eso es mi marca personal. Cada uno elige lo que va a leer y al final de la semana veremos el total de obras leídas.

¿A quién va dirigido el Maratón Breve?

¡A todo aquel que quiera! ¿Quieres probar nuevos géneros o catar a nuevos autores? Esta es tu oportunidad. ¿Tienes algún libro de esos imprescindibles por leer? Aprovecha ahora e híncale el diente. ¿Tienes retos de lectura a medio cumplir? Bien, ya somos dos, ¡a leer se ha dicho! ¿Has leído poco durante el verano y quieres ponerle remedio? ¿Has leído mucho durante el verano y quieres leer más? ¿A qué esperas para apuntarte?

¿Hay alguna condición para apuntarse al Maratón Breve?

¡Ninguna! Podéis hacérmelo saber en los comentarios de esta entrada o por Twitter con el hashtag #maratónbreve y haré una entrada con todos los participantes. Si no queréis participar, pero conocéis a gente que podría estar interesada, compartid la publicación que pondré por mis redes sociales. 

Si tenéis cualquier otra pregunta, no dudéis en plantearla en los comentarios de esta entrada o en Twitter. Id pensando los libros que querréis leer… La semana que viene os daré ideas al respecto.

Seis meses de fábula

Resumen de la primera mitad del año, repaso de los retos en curso, planes para los seis meses que quedan y una lista escalofriante de lecturas pendientes

Julio es el mes de pararse a pensar cómo van las lecturas, los retos, las reseñas y los planes malvados que una se hace mentalmente y nunca los cumple. Que esta entrada sirva como testigo de lo que ya he hecho y lo que me queda por hacer en este nuestro blog, que lleva abierto una friolera de… ¡Seis meses! Sí, damas y caballeros, Fábulas estelares cumple medio año y la mejor forma de celebrarlo es hacer un balance de lo que ha sido y de lo que se espera que sea.

Balance del pasado

Entre reseñas, tochas y fugaces, Fábulas estelares ha acumulado durante estos seis meses de actividad un total de 37 reseñas. ¡Casi nada! Además, como anuncié hace unos días, he empezado a colaborar con editoriales. La primera colaboración ha sido, nada más y nada menos, que con Hoja de Lata, una editorial asturiana con un gusto literario excelente y buen ojo para cuidar sus ediciones que hacen las delicias de cualquier lector.

En lo que llevamos de año, el blog ha recibido 2481 visitas y 163 comentarios (*descorcha un champán imaginario*). Ver estas cifras me abruma; quién me iba a decir a mí, una novata en la blogosfera y en el mundo reseñil, que más de mil personas me honrarían con sus visitas. Gracias, gracias a todos los que dedicáis cinco minutos de vuestra vida en leer lo que escribe esta locoadicta a los libros.

Julio - balance

Balance del presente

Hablando de locoadictos a cosas, este año me ha dado por los retos literarios. Mi intención al escribir un blog sobre libros y literatura no era otra que abrir mi mente a nuevas experiencias literarias y diversificar mis lecturas. Así pues, me lié la manta al hombro y me apunté a tres retos: el clásico de Goodreads, otro de viajes por el mundo y uno personal.

Tras seis meses, tengo claro que el año que viene me lo tomaré con más calma, pues ya me estoy viendo con el agua al cuello.

El reto de Goodreads, quizás el más fácil de satisfacer, lo llevo bastante bien: de los 88 libros que me apunté, llevo leídos 59. Aunque hice un par de trampas (hay tres libros infantiles que me leí en una tarde, por ejemplo), creo que lo cumpliré con creces.

En cuanto a mi reto personal, la cosa va regular (18 cumplidos de 38) y, de los que quedan, sé que no leeré alguno de ellos, bien por pereza, bien por falta de tiempo. De todas formas, espero cumplir al menos con tres cuartas partes, pues todavía quedan seis meses por delante.

El último reto al que me apunté, Viajar leyendo, organizado por Readings in the North, es fácil de cumplir, aunque tampoco lo llevo muy al día: de 12 lecturas solo he completado cuatro. Hay que ponerse las pilas.

Por último, pero no menos importante, está el Tochogate 2016. No es un reto en sí, pero bien que me gustaría cumplir con lo que me propuse. Sin embargo, voy a tener que modificar la entrada para incluir otro tocho que me voy a leer a la de ya porque caí en la tentación al verlo en una librería de Londres (A Brief History of Seven Killings, de Marlon James).

Oh, bueno, a quién pretendo engañar. Me muero de ganas por enseñaros todo lo que me compré en Londres durante mis vacaciones. A la foto me remito.

compras londres

Balance del futuro

Bien, ¿y qué podemos esperar de Fábulas estelares en lo que queda de año?, os preguntaréis. Pues más o menos la misma dinámica que hasta ahora, con la que estoy bastante contenta: reseñas largas y fugaces, recopilación de capturas librescas y retos solo aptos para los lectores más locos. A este respecto, estad atentos al blog durante septiembre, pues os voy a proponer un desafío muy…

rs_500x200-150511134715-tumblr_n4p91soGhq1sep00so8_500

Este verano me esperan unas lecturas jugosas. He intentado hacer una lista de los libros que tengo pendientes y, al terminarla, un escalofrío me ha recorrido la espalda. Me temo que no volveré a hacer un plan malvado como el de hace unos meses (que cumplí, más o menos, aunque no quedé satisfecha del todo), pero sí que intentaré hacer listas de lo que quiero leer, porque si no mi mente se dispersa mucho y cae en la tentación de leer solo libros nuevos, olvidándose entonces de los que llevan meses en la estantería.

Así pues, espero que pronto podáis leer las reseñas de…

  • The Bloody Chamber, de Angela Carter.
  • A Brief History of Seven Killings, de Marlon James (lectura propuesta en The Spoiler Club).
  • El cartero, de Charles Bukowski.
  • Estoy en Puertomarte sin Hilda, de Isaac Asimov (que saldrá reseñada en Otium Magazine).
  • Y, básicamente, todos los que incluí en la lista del Tochogate.

Y hasta aquí los tres balances del verano. Para fin de año, cómo no, habrá otro parecido, en el que espero comunicaros que he hecho el doble de reseñas y que he disfrutado mucho con todos los libros que han caído en mis manos.

Una vez más, mil millones de gracias por ayudar a crecer a Fábulas estelares. Para la que aquí escribe es todo un honor teneros como lectores. Feliz verano. 🙂

P.D.: Si estás leyendo esto y vas al Celsius, que sepas que te envidio, pero espero que te lo pases genial y que, cuando vuelvas, me lo cuentes todo a través de tu blog/canal/Twitter/paloma mensajera.

#Tochogate2016

«De momento, como es algo personal, tiene el nombre provisional de “Tochogate 2016”», escribía Cris en su entrada posexámenes. Pero en cuanto empezamos a armar revuelo por Twitter con el hashtag #tochogate2016, la cosa se puso seria, dejó de ser solo personal y así fue como unos cuantos, bastantes ya, hemos empezado a leer tochos durante el verano.

No le dimos tiempo ni a pensarse bien el nombre.

Sin más dilación, dejo paso a mis propuestas tochogateras para este verano. Dudo que pueda leerlos todos, porque voy a seguir trabajando en mi cueva de traductora autónoma durante este verano, además de unas vacaciones fugaces en Londres, pero la intención es lo que cuenta, o eso dicen. Además, Cris ya me ha prometido que me van a animar, con pompones y gifs si hace falta. ¿Qué más puedo pedir?

Bueno, sí, podría pedir un poco de valor para enfrentarme a algún otro tocho clasicote, pero al final me he decantado por lecturas fantásticas y de ciencia ficción. Que voy a trabajar todo el verano, leñe, no me miréis mal.

A lo que íbamos: libros.

giphy1

Nacidos de la bruma
(unas 1500 páginas en total)

Todos sabemos que míster Brandon Sanderson escribe que da gusto y, encima, a una velocidad que ya quisieran muchos. No es raro encontrar tochos considerables entre sus obras. Este verano he decidido terminar la trilogía Nacidos de la bruma y, de hecho, ya he finiquitado el segundo en un par de días (era primavera todavía, pero en chez Carla lo que cuenta es el calor, no los solsticios). En breve podréis leer por estos lares la reseña fugaz de El pozo de la ascensión.
No descarto, por cierto, hacerme con El camino de los reyes si  me da tiempo (ilusa, que son 1200 páginas).

Harry Potter and the Order of the Phoenix
(766 páginas)

Bueno, vale, esto es una rererelectura, pero llevo posponiéndola demasiado tiempo porque es el libro de J.K. Rowling que más pereza me da. Aun así, me he hecho el ánimo y para motivarme más lo estoy leyendo en inglés y, en cuanto lo termine, me haré con la obra de teatro.

La misión del bufón
(800 páginas)

Después del resacón lector que me ha dejado la trilogía del Vatídico, he intentado desengancharme de Robin Hobb sin éxito. La misión del bufón va a caer este verano porque me es imposible resistir la tentación de volver a embarcarme en las aventuras de Traspié y el bufón.

Anatema
(720 páginas)

Tras la megacompra que realicé el Día del Libro por Cyberdark, Anatema, de Neal Stephenson, ha estado ocupando media estantería. Parece mentira que solo tenga 700 páginas, porque es un pedazo tocho (como todos los de este señor, vaya).

Dune (702 páginas)
o Fundación (904 páginas)

Tengo pendientes estos dos clasicazos de la ciencia ficción desde hace ya demasiado tiempo. Fundación, de Isaac Asimov, lo abandoné al poco de empezarlo por cosas de la vida. A Frank Herbert le tengo ganas, pero meterme de lleno en un desierto no es algo que me apetezca ahora mismo con el calor que hace. Ambos forman parte de mi reto a largo plazo, así que ya se verá por cuál de los dos me decanto.

La dama de blanco
(816 páginas)

Había que meter un clásico convencional (aunque todavía no me atrevo a enfrentarme a Los Miserables, con sus 1 500 páginas) y esta obra de Wilkie Collins me parece perfecta.

Bonus: Neimhaim
(860 páginas)

Que me lea Neimhaim, de Aranzazu Serrano, no depende de mí, sino de mi hermana. Se lo regalé por Navidades y todavía no lo ha leído, así que es muy probable que terminemos leyéndolo a la vez. Preveo frío vikingo y más de una pelea en momentos álgidos.

El verano acaba de empezar y el Tochogate ha arrancado con ganas. Veremos cómo acaba todo. Si alguien más se anima, solo tiene que decirlo por Twitter con el hashtag #Tochogate2016 y una panda de locos saldrá a saludarle con gifs y pompones.

giphy

 

Planes malvados

O el intento de torturar a la autora del blog mediante la predicción y previsión de sus próximas lecturas.

Me gusta planear las cosas. Preverlas. Tenerlo todo acordado tres meses antes. Pero con la lectura no soy así. Me dejo llevar por lo que siento en el momento, por lo que me apetece, por lo que acabo de comprar, por lo que se comenta por las redes sociales… Pero durante los dos siguientes meses, voy a ser más estricta conmigo misma. La razón: los retos están muy bien, pero al final me los tomo como algo a largo plazo, así que quiero ver cómo me va con eso de ponerme ciertos límites.

No quiero poner fechas exactas, sino aproximaciones a ciertos acontecimientos ya programados en mi vida. Puede que no consiga leer todos los libros de la lista, but anyway, hay que intentarlo. Allá vamos.

Para mediados de mayo, me gustaría tener terminados las dos mastodontas que tengo ahora entre manos, Las primeras quince vidas de Harry August, de Claire North, y La corte de los espejos, de Concepción Perea.

[Mediados de mayo es ya, así que vamos a dejarlo en «para más adelante»].

[Actualización:podéis leer el cuaderno de bitácora de Las primeras quince vidas de Harry August aquí].

Luego seguiré con tres aperitivos más breves, que espero me duren un par de días cada uno: Asesinato en la oscuridad, de Margaret Atwood (a quien quiero volver a leer por culpa de Cris) y Carmilla, de J. Sheridan Le Fanu, para seguir con mi reto personal (número 29). ¿Sabéis por qué incluí este minirreto entre los miles que hay? Los vampiros me asustan desde que era pequeña. Decidí quitarme el miedo mediante la literatura, pero no he ido más allá de Drácula o los modernos de Guillermo del Toro (aguanté novela y media; me parecían más zombis que vampiros). Mis preferidos son los Urrácula.

El tercer aperitivo es Flores para Algernon, de Daniel Keyes. Tenía que ir a la biblioteca, pero solo disponía de unos diez minutos para decidirme por algo. Tras mirar en novedades y echarle un vistazo rápido a la sección de cómic, me he ido derechita a la parte infantil, donde guardan la mayor parte de la fantasía. Pero siempre está lleno de niños y adolescentes de cháchara, así que muy a gusto no estoy. Se me acababa el tiempo, no sabía qué me apetecía y no conseguía decantarme por ninguno. Y, de repente, lo he visto, delante de mí. ¿Fue una señal? No lo sé, pero se ha venido conmigo a casa.

Todo eso lo aderezaré con distintos cómics, entre los cuales podréis ver el del Soldado de invierno y el primer volumen de SandmanMe atrevería a afirmar que con esto ya relleno todo lo que queda de mayo.

La primera semana de junio tengo que hacer un viaje a Madrid y, por consiguiente, hay que matar las horas muertas. No quiero llevarme nada muy abultado, así que me voy a decantar por Thief of Timede Sir Terry. Cuando vuelva, más o menos, seguro que habré pillado algo de la Feria del Libro, por lo que me daré el gustazo de leer eso (sea lo que sea), hasta el sábado 11, día termino las prácticas que absorben gran parte de mi tiempo últimamente. Mi forma de celebrarlo será encerrarme todo el fin de semana y devorar el tercer libro de la trilogía del Vatídico: La búsqueda del asesino, de Robin Hobb.

[Tiene casi 900 páginas, así que me durará un poco más que ese fin de semana de encierro].

Si mis cálculos no me fallan… Me quedarán dos semanas de junio para dedicárselas a The Bone Clocksmi primer David Mitchell. No sé de qué va, no sé qué pensar… Cuando me lo compré, me dejé llevar por la emoción tuitera y la portada.

Quería aprovechar para ponerme al día con el reto Viajar leyendo. Con Daniel Keyes puedo tachar Estados Unidos de la lista y, con Le Fanu, Irlanda.

Y hasta aquí, las previsiones de lectura para estos dos meses. Y los planes malvados. Maléfica me vigila para que los cumpla todos.

20160422_175446