Recomendaciones de autoras, vol. 2. Fantasía, cómics y bizarro

Seguimos con las recomendaciones de libros escritos por autoras para el Día del Libro y el resto del año. Como en la ocasión anterior, cada categoría contiene dos recomendaciones. Siempre podéis escribirme un comentario pidiendo más.

Debo aclarar que no me he leído todos estos libros, aunque sí que los tengo en las estanterías o en el punto de mira para comprarlos próximamente. Además, incluyo enlaces a reseñas o información adicional para acabar de convenceros.

Fantasía     |   Extranjera

  • Who Fears Deathde Nnedi Okorafor. Por si no lo sabíais, fue mi flechazo literario más reciente. Ambientado en África y con una protagonista tozuda que reparte tortas a diestra y siniestra, la obra de Okorafor narra una historia de aprendizaje y descubrimiento propio llena de magia y violencia. Se tratan temas como la ablación femenina, las violaciones, la sumisión de la mujer en el matrimonio y el racismo. Lectura recomendada para aquellos que estén pensando en leer obras escritas en inglés, es autoconclusiva, pero con un final que dan ganas de seguir leyendo a esta magnífica autora.

Reseña en Fábulas estelares.

  • Jonathan Strange y el señor Norrellde Susanna Clarke. Gracias a las entradas de Adopta una autora me animé a leer a esta autora inglesa. Me sonaba el título por la serie de la BBC, aunque solo sabía que había magia, señores estirados y guerras napoleónicas. Y pese a la abundancia de señores protagonistas, disfruté muchísimo de Clarke y de los derroteros de sus personajes. Tanto, que pronto me tiene que llegar la segunda y última (por ahora) obra de esta autora, la antología Las damas de Grace Adieu, ambientada en la misma Inglaterra mágica que Jonathan Strange. Si os gusta el humor inglés y el folklore, este es vuestro libro.

Reseña en Adopta una autora.

Fantasía     |   Nacional

  • Araneida: la fortaleza de los deseosde Cecilia García Díaz. En esta novela autopublicada de fantasía oscura, la autora nos adentra en un mundo que no nos dejará indiferentes, con personajes de esos que enamoran y dejan huella. No pueden faltar las referencias a elementos de la cultura popular, pues Cecilia Díaz, además de hablar sobre series, se ha propuesto leer solo a mujeres este año.

Reseña de Ana Katzen.

  • La Corte de los espejosde Concha Perea. Aunque en realidad os vengo a recomendar La última primaveraque se publica a mediados de mayo y no es sino la segunda parte de esta historia de fantasía con toques de steampunk. Personajes memorables, una ambientación que quita el hipo, acción a cascoporro… Todo eso y más os espera en TierraLinde.

Reseña en Fábulas estelares.

Fantasía épica

Recomendado a @SecretsLiterari.

  • The Forgotten Beasts of Eld, de Patricia A. McKillip. Aislada del mundo exterior, Sybel tiene por única compañía a los animales fantásticos que su magia atrae. Hasta que un día tiene que encargarse de un recién nacido que pondrá su mundo patas arriba. Esta novela de McKillip, publicada en 1974, es un clásico de la fantasía que no ha llegado a nuestro país. En español podéis encontrar la trilogía Juego de Enigmas de la misma autora.

Reseña en The Guardian.

  • Aprendiz de asesinode Robin Hobb. Es el primer libro de la trilogía del Vatídico y el más indicado para empezar a leer a Robin Hobb. Lo podéis encontrar fácilmente en las librerías con la magnífica traducción de Manuel de los Reyes. Hobb fue uno de mis flechazos del año pasado y acabé leyéndome los tres libros en dos meses. You know the feeling.

Reseña de toda la trilogía sin destripar finales.

Fantasía     |   Habla no inglesa

Recomendado a @Misvidasecretas.

  • El jinete del dragón, de Cornelia Funke. La trilogía más conocida de esta autora alemana es la de Mundo de Tinta, pero aprovecho la recién reedición de El jinete del dragón, por parte de Siruela, y el lanzamiento de su continuación, titulada La pluma del grifo, para recomendaros que le echéis un vistazo a esta novela de aventuras. Dragones y demás bichos mágicos campan a sus anchas por nuestro mundo. Acompañado de una duende y un huérfano, el dragón Lung deberá viajar al Himalaya para encontrar a los últimos dragones del planeta.

Reseña en La cueva del escritor.

  • Viaje a la costade Kazumi Yumoto. Olvidaos de dragones, animales fantásticos y magia a toneladas. En Viaje a la costa no los encontraréis. Lo que Yumoto nos ofrece es una narración íntima sobre la vida y la muerte. Esta obra se enmarca dentro del realismo mágico y no le falta ese tono característico de la literatura japonesa por estilo sutil y los temas que trata. No dejéis pasar la oportunidad de adentraros en un viaje repleto de sentimientos.

Reseña en La Nave Invisible.

Bizarro

  • La momia y la niñerade Tamara Romero. La autora española bizarra por excelencia no para quieta ni un segundo, y hace poco nos sorprendió con Cuarto acercamiento al ovniuna antología rara de ovarios, pero que promete todo lo que su sinopsis indica. En La momia y la niñera lo que tenemos es una novela muy creepy pasta con los personajes más peculiares que pueden salir de la pluma de Romero. Echadle un ojo a todo lo que ha escrito esta autora barcelonesa porque os sorprenderá.

Reseña en Lobohombre Riera.

  • Fantasma, de Laura Lee Bahr. Y hablando de rarezas, aquí tenemos otra maravilla. Os recomiendo que empecéis Fantasma sin saber nada de ella; dejad que las palabras y las experiencias de Sarah os calen hasta los huesos. Preparaos para intentar montar un puzle donde las piezas no solo están mezcladas, sino que algunas están tan tergiversadas que empezaréis a flipar en pepinillos.

Reseña en Fábulas estelares.

Cómics

  • Bitch Planetde Kelly Sue DeConnick. Muy a lo Orange is the New Black, pero en otro planeta. De hecho, es un planeta-prisión donde encierran a las mujeres que se salen de todo tipo de convenciones. Allí no van a parar solamente las delincuentes al uso, sino las gordas, las malas madres, las discapacitadas, las cabreadas. Aunque es un primer volumen bastante introductorio, me encantó la historia personal de las reclusas, sobre todo la de Penny, pues es una buena muestra de lo podrido que está su (nuestro) mundo.

Reseña en La Nave Invisible.

  • Monstressde Marjorie Liu y Sana Takeda. Cada trazo y cada palabra son una auténtica maravilla. La historia alterna el presente y el pasado de Maika Halfwoolf, un ser extraordinario que va en busca de venganza. No es un cómic agradable: preparaos para ver vísceras, sangre y escenas violentas. Es una historia rica en matices con giros inesperados y unos personajes claroscuros. Ha sido nominado a diversos premios y me chiva Mangrii que Norma la ha fichado para publicarla próximamente.

Reseña en Miserables literarios.

 

Recomendaciones de autoras, vol. 1: Ciencia ficción

El Día del Libro está muy cerca y, como viene siendo habitual por estas fechas, proliferan las listas de libros recomendados, de los que más se venderán, etc., etc. Y, cómo no, en más de una lista la presencia de autoras es nula. Así pues, harta una vez más de esta situación, decidí crear mis propias listas de recomendaciones para el Día del Libro, y el resto del año, con solo autoras. 

En esta primera entrada hablo de libros de ciencia ficción. En las venideras tendréis recomendaciones de fantasía, terror, cómic, feminismo y poesía. He organizado las recomendaciones por palabras clave; si echáis en falta alguna categoría, podéis preguntarme directamente por Twitter o dejarme un comentario. He limitado las recomendaciones a dos por categoría para evitar que la lista sea eterna. Pero siempre podéis pedirme más.

Debo aclarar que no me he leído todos estos libros, aunque sí que los tengo en las estanterías o en el punto de mira para comprarlos próximamente. Además, incluyo enlaces a reseñas o información adicional para acabar de convenceros. 

Al lío.

Ciencia ficción   |   Clásica   |   Extranjera

Recomendadas a .

  • El mundo resplandecientede Margaret Cavendish. Siruela publica el próximo 26 de abril por primera vez en español esta novela utópica que Cavendish escribió en 1666 y que fue la primera obra de Europa firmada bajo nombre de mujer («Me aventuraría a decir que anónimo, que escribió tantos poemas sin firmarlos, era a menudo una mujer», dijo la gran Woolf). Novela de aventuras llena de filosofía y animales parlantes, se la considera una precursora de la ciencia ficción moderna.

Biografía de Margaret Cavendish.

  • Wild Seed, de Octavia Butler. ¿Os pensabais que no iba a incluir a mi adoptada Octavia en las recomendaciones? Wild Seed se publicó en 1980 y conforma el primer libro del cuarteto Patternist. No se ha traducido por el momento al español, pero es una opción muy acertada si queréis empezar a leer obras de ciencia ficción en inglés. El estilo claro y directo de Butler, junto con un tema de ciencia ficción fácil de comprender a simple lectura, escasez de descripciones largas y un worldbuilding bien conocido, hacen de Wild Seed la novela ideal para quitarse el miedo de leer en este idioma extranjero. Tenéis los cuatro libros de Patternist recogidos en un volumen.

Reseña de Wild Seed.

Ciencia ficción   |   Clásica   |   Nacional

Recomendadas a @Eleder_.

Aquí no quiero recomendar dos obras, sino dos autoras cuyas obras de hace unos años son un tanto difíciles de encontrar, así que si las veis por alguna librería, cogedlas sin pensar.

  • Lola Robles: en la página de la Editorial Cerbero podéis comprar Yabarí, una novelita de ciencia ficción ecologista que salió hace unos meses. También podéis leer las magníficas entradas que publica en su blog Fantástikas y, si sois o estáis por Madrid, no dudéis en visitar la Biblioteca de Mujeres.

Reseña de Yabarí en Libros Prohibidos.

Reseña de La maga y otros cuentos crueles.
Reseña de Consecuencias naturales.

Ciencia ficción   |   Actual    |   Extranjera

  • Dreadnoughtde April Daniels. Los superhéroes son un tema que tengo pendiente desde hace mucho tiempo, pero las corrientes más famosas no me llaman la atención. Algún cómic de este calibre me he leído, sí, pero nunca sé por dónde empezar. Ahora bien, hace poco descubrí que se están escribiendo obras sobre héroes de DC (si queréis leer unos relatos sobre Lois Lane, Gwenda Bond, su autora, os los ofrece gratis como cata previa a las novelas). Pero en Dreadnough no hay un héroe archiconocido; todo es producto de la imaginación de April Daniels. Khardan, mi gurú de cómics y novelas juveniles en inglés, me recomendó muchísimo esta novela con una protagonista transexual y una fuerte crítica hacia temas como la transfobia y el machismo.

Reseña de Dreadnought en Un hacedor en el desierto.

  • The Fifth Seaon, de Nora K. Jemisin. [La verdad es que no sé si es fantasía o cifi, pero mola igual]. De esta autora leí uno de los dos libros que están traducidos a español ahora mismo, pertenecientes a la misma trilogía: Los cien mil reinos, obra de fantasía sobre desigualdad racial, dioses esclavos y una protagonista destinada a morir. Esta trilogía, publicada por Minotauro, no se ha terminado de traducir. Por su parte, La quinta estación saldrá en mayo de la mano de Nova y también es el primer libro de tres. Os diría de qué va, pero la verdad es que no me ha quedado muy claro por la sinopsis. De todas formas, su precedente, Los cien mil reinos, me dejó con muy buen sabor de boca y tengo muchas ganas de seguir leyendo a Jemisin.

Reseña en La biblioteca de Ilium.

Ciencia ficción   |   Actual    |   Nacional

Recomendadas a @Lornian y .

  • La mirada extraña, de Felicidad Martínez: tengo el inmensísimo honor de haber charlado con Felicidad cara a cara, cerveza mediante, y aun sin haber leído este compendio de relatos, de esos que se relacionan entre sí, los recomiendo sin dudar. Su título ya lo dice: es raro, pero Felicidad lo vale. Creadora de #LeoAutorasFantásticas, podéis conocerla en este vídeo y a través de su blog.

Reseña de La mirada extraña eSense of Wonder.

  • Cuentos del mañana para ayer, de Begoña Pérez: diría que esta antología me tiene que llegar pronto. Es la nueva obra de la autora de Azul: el poder de un nombre (que también aprovecho para recomendar). A Begoña le encantan los relatos de la ciencia ficción clásica, y esta compilación es una muestra excelente de ello. Ideal para amantes de la cifi del siglo pasado y de este. Podéis adquirir los dos en su página web, con dedicatoria incluida.

Reseña de Azul en La Nave Invisible (de Cuentos del mañana para ayer aún no se ha publicado ninguna, pues salió a la venta hace poco).

Ciencia ficción   |   Temas sociales

Recomendadas a @Gacela1980.

  • 36de Nieves Delgado. Bueno, qué más decir, si ya perdí las bragas cuando hice su reseña36 no es una mera novelita sobre inteligencias artificiales, sino que trata temas como lo que significa ser humano, la transfobia, el acoso escolar y la IAfobia. Me tocó mucho la patata cuando la leí y me gustaría releerla dentro de unos meses. Es, además, una forma estupenda de empezar a leer ciencia ficción española escrita por mujeres. Luego os cogéis Dieciocho engranajestambién de Nieves Delgado, y todo el catálogo de la Editorial Cerbero, y tenéis para un ratillo.

Reseña de 36 en el blog de Lulu Von Flama.

  • El cuento de la criadade Margaret Atwood. Si no lo habéis leído, YA TARDÁIS. Así, en mayúscula. Salamandra lo reedita el 27 de abril y no hay excusa que valga. El cuento de la criada es la terrorífica historia de una mujer atrapada en un mundo donde las mujeres son meros complementos. Defred es el complemento de dar a luz: su único propósito en esa nueva sociedad es parir niños para altos mandos.
    No es una lectura fácil ni cómoda.

Reseña de El cuento de la criada en el blog Ajuste de letras.

 

Who Fears Death, de Nnedi Okorafor

Me pregunto si alguna vez veré este libro traducido al español, porque quiero, deseo, que todos sintáis lo que yo ahora mismo estoy viviendo. No le voy a hacer justicia al libro con esta reseña. Me disculpo de antemano.

Who Fears Death es la primera obra de Nnedi Okorafor, escritora norteamericana de ascendencia nigeriana, que vivo y sufro en mis propias carnes. Vivir porque es lo que nos espera: seguimos los pasos vitales de Onyesonwu antes incluso de su nacimiento. Sufrir porque su existencia no será fácil: es una hechicera Ewu muy cabezota con un destino nada halagüeño.

who-fears-death-reseña-fabulas-estelares

La vida de Onyesonwu es la historia de la venganza de su madre de raza Okeke y de la suya propia. Durante la infancia de la pequeña Ewu, ambas recorren el desierto, exiliadas de su propia gente, quienes no dudan en apedrear a una madre y a su hija recién nacida solo por ser Ewu. Hasta que al fin llegan a Jwahir, una ciudad donde, al menos, las toleran. Para los Ewu, el respeto es casi como una leyenda.

Onyesonwu crecerá en Jwahir, querida por su madre y por su padrastro; acudirá a la escuela, aunque sus compañeros preferirán ignorar su presencia. Le encanta leer el libro sagrado de su pueblo y pasear por el mercado, pese a que tanto vendedores como compradores la miran con asco. Al cumplir once años, Onyesonwu descubrirá lo que se esconde detrás de este sentimiento de repugnancia: los Ewu son seres nacidos a partir de una violación infligida por un hombre Nuru a una mujer Okeke. Todo en ella la distingue del resto de Okekes y allá donde va llama la atención, pues su piel clara proclama a los cuatro vientos que es diferente, que nació de la violencia y que su vida está destinada a seguir esa senda marcada por la sangre.

As we walked, that brothel not far behind us, I felt a wave of anger. To be something abnormal meant that you were to serve the normal. And if you refused, they hated you… and often the normal hated you even when you did serve them. […] I was Ewu, who would listen to me without the threat of violence?
Página 236

En Jwahir es tradición que tanto niñas como niños pasen por un rito de madurez. Las muchachas lo sufrirán a los once años; ellos, a los trece. En ambos casos, se corta un trozo de la anatomía humana. Onyesonwu, como no es oriunda de esta ciudad, no tiene por qué someterse a él. Pero está harta de ser una vergüenza para sus padres, así que acude a la llamada del ritual junto con tres jóvenes más. Nada más cortarle el clítoris, Onyesonwu se sume en un estado onírico donde la está esperando su peor pesadilla: un ojo rojo, vigilante, que intentará matarla a la mínima ocasión. Así descubrirá que es más especial de lo que su piel indica: es una hechicera.

Poco más os voy a contar del argumento, pero con esta breve sinopsis ya podéis observar que no es una novela al uso. ¿Cuándo fue la última vez que leísteis una obra de ficción que trate temas como la ablación y la lapidación de mujeres, además del racismo, las violaciones y la inferioridad de la mujer por el simple hecho de formar parte de una sociedad muy tradicional y religiosa? Who Fears Death plantea una crítica contra todos estos temas a través de Onyesonwu, una mujer que no se calla ante nada y que no duda a la hora de infligir castigos cuando alguien intenta dañarla a ella o a otras personas:

“I told you not to go,” Mwita said.
“Just because you tell me to do something doesn’t mean I’ll listen!”
“I should have made it so you couldn’t pass his cactuses,” he mumbled.
“I’d have found a way through”, I said. “It was my choice and you shoud have respected it.”
Página 79

“Mwita, stop being such a camel’s penis,” I said, annoyed.
“Women always have to have companions,” Mwita mused.
“And men always have false sense of entitlement,” I said.
Página 145

Ni qué decir que la fuerza de la novela está en los personajes. Onyesonwu es cabezota y tiene ataques de ira que desatan su poder. Diría que es una mujer fuerte, pero no quiero llevaros a engaño: también siente miedo y pánico, y se deja llevar por ellos. Hay momentos en los que quiere renunciar a su misión e irse lejos, huir de ese destino aciago. Duda, teme y sufre ataques de ansiedad.

Y, como humana que es, se enamora. Reconozco que en los primeros pasos del enamoramiento me asaltó el escepticismo. Mwita, el chaval en cuestión, también es Ewu, y parecían demasiado perfectos el uno para el otro. Pero, como humanos que son, se enamoran, se quieren, tienen problemas, se cabrean, follan, se gritan, hacen las paces y se ponen celosos. Mwita no es el novio perfecto; es muy tradicional y eso a veces exaspera a Onyesonwu (a las citas anteriores me remito). Claro que los ataques de ira de ella también lo exasperan a él. A veces se complementan y a veces no se aguantan pero, sobre todo, se respetan, con sus cosas buenas y malas. Hasta bien entrada la novela no me di cuenta de lo a gusto que se queda una cuando lee una relación amorosa sana e imperfecta.

Sí, he repetido un par de veces «como humana que es». Me niego en rotundo a decir que los personajes son «muy humanos». He leído la novela hasta el último punto, así que desde ya os digo que no hay extraterrestres de por medio (magia sí, mucha y muy chula, que me ha recordado a Wild Seed, de Octavia Butler). Hace unos meses hablaba con una escritora sobre sus personajes y me soltó la típica frase de «personaje X es el más humano de todos». Vamos a ver, en tu novela tampoco hay aliens, ¿por qué repartes más humanidad a unos que a otros?

Los personajes de Nnedi Okorafor son personas, seres humanos, que actúan como tal y no como estereotipos andantes. Incluso los secundarios valen su peso en oro. Luyu es mi preferida, aunque reconozco que al principio la juzgué mal. Parecía la típica chica chismosa y presumida, pero a cada página que leía me iba ganando más y más, hasta descubrirme que tiene un corazón que no le cabe en el pecho.

Y qué decir de la ambientación. Desierto por todas partes. Los restos de chatarra tecnológica, como ordenadores y motos, conviven con una religión bastante estricta y un orden social muy jerárquico. Las mujeres se consideran, como ya he dicho, inferiores a los hombres en esa sociedad. Es impensable que una mujer aprenda magia, por ejemplo. La esposa pertenece al marido y las jóvenes no pueden mantener relaciones sexuales antes del matrimonio.

We’ve been raised to feel that it’s wrong to open our legs, even when we want to. We weren’t brought up to be free as… as you were. When you were with all those older women, who criticized you?
Página 289

nnedi-okorafor-reseña-fabulas-estelares
Fuente

La prosa de Okorafor es clara, fluida y potente. Esto, junto con los capítulos cortos, hacen de ella una lectura adecuada para aquella persona que no acostumbre a leer en inglés. Toda escena onírica o palabra en un idioma distinto al inglés se acaba entendiendo por el contexto o la propia narración.

En definitiva, Who Fears Death es una aventura al corazón de una civilización distinta a la nuestra, pero con unos valores no tan diferentes a los propios. Las palabras, decisiones, fallos y aciertos de Onyesonwu, la heroína imperfecta, se sienten en el fondo del alma gracias a la cercana pluma de una escritora a la que, sin duda, seguiré leyendo.

La carrera, Nina Allan

Lo reconozco: no sé cómo hacer esta reseña. La problemática viene porque, por poco que cuente, seguro que os chivo algo que preferirías descubrir mientras leéis. Aunque he visto ya reseñas de todo tipo (hay algunas de lo más curiosas), yo tenía claro que quería escribir una que incentivara la lectura, pese a que analizar la obra de Nina Allan no va a ser fácil. Así pues, vayamos por partes.

Las tramas

Me es complicado intentar decir de qué trata La carrera. Vale, es ciencia ficción. Hay distintos personajes con unas historias interconectadas. Pero, Carla, ¿de qué va?

Bien, es difícil explicároslo con detalle sin incurrir en destripamientos varios. Os podéis leer la sinopsis de la contraportada sin ningún problema: revela más bien poco. Lo mejor es aventurarse en sus páginas como aquel que cruza el umbral a otro mundo sin saber lo que le espera más allá.

Pero si sois precavidos y preferís ir sobre seguro, leed las breves sinopsis que os dejo a continuación de cada una de las tramas.

La vida de Jenna se ha visto marcada por la ausencia de una madre, las carreras de galgos biónicos, un hermano no demasiado cuerdo y un padre perdido en los avatares del trabajo. Jenna vive recluida y en soledad en Sapphire, una ciudad donde las acciones ilegales están más reguladas que la propia legalidad.

La adolescencia de Christy está protagonizada por un padre enfermo y un hermano que le da miedo. Ha aprendido a refugiarse en la biblioteca y a escribir sobre el mundo que la rodea. Al igual que Jenna, vive amparada en una soledad que se verá invadida por su peor pesadilla.

Alex regresa a Hastings para entrevistarse con alguien relacionado con su expareja, de quien lleva años sin saber nada. Recorrer las calles de su ciudad natal le hará rememorar recuerdos tanto dulces como amargos.

Maree abandona La Granja, el centro de adiestramiento para niños empáticamente sensibles, para emprender un viaje que la llevará a una sede de un programa secreto. Para ello tendrá que cruzar el Atlántico en barco y sortear los temibles bancos de ballenas gigantescas.

Han pasado 20 años de los acontecimientos que tuvieron lugar en el Atlántico. Maree llega a la isla de Brock para despedirse de los recuerdos de lo que vivió en aquel buque.

La carrera está dividida en cinco capítulos que contienen tres voces narrativas distintas en primera persona: Jenna, Christy y Maree. Cada una de ellas tiene voz y personalidad propias, aunque Jenna y Christy puedan parecerse por motivos que no revelaré (para saberlos, tendréis que leer la obra de Nina Allan). Las otras dos partes, cuyos protagonistas son Alex y Maree otra vez, están en tercera persona.

Cabe destacar que aquí no hay acción (quitaos de una vez la asociación de ciencia ficción = a navecitas espaciales, tiros y zombies). La narración transcurre con lentitud y abundan las descripciones de lugares, recuerdos pasados y hechos que podrían parecer insustanciales. Sin embargo, todo ello es imprescindible para conformar la psique de las tres mujeres principales. Quizá por eso habrá a quien la novela le parezca lenta y aburrida, pero no por ello resulta insustancial.

Las narradoras

Si hay algo que me ha entusiasmado y espeluznado a la par es cómo Nina Allan dota de frialdad a sus narradoras. No es fácil explicarlo, pues son todo sensaciones difíciles de compartir que se dan sobre todo en los dos primeros capítulos. Jenna, la primera en coger la batuta, se dedica a explicar cómo era su vida (llena de carreras de galgos biónicos, sin una madre, con un hermano tocado de la sesera y una vida solitaria) antes de que un hecho trastoque por completo su vida. Con Christy tenemos más de lo mismo: una narración en primera persona y un trauma que altera su vida solitaria marcada por la ausencia materna y un hermano loco.

Ambas cuentan sus respectivos hechos traumáticos con tanta frialdad que pueden parecer poco creíbles. Pero nada más lejos de la intención de Allan: los personajes te lo cuentan, no lo están viviendo en ese momento. Si no quieren perderse en el mar de dolor que sendos hechos suponen, deberán distanciarse de ellos hasta el punto de pensar que no les ha ocurrido a ellas. El dolor sigue ahí si sabes dónde buscarlo durante la lectura. La tensión, el miedo, la depresión y la tristeza no las abandonan jamás.

Todos estos sentimientos encubiertos se van acumulando hasta el bombazo definitivo. Estos dos primeros capítulos consiguieron que los pelos se me pusieran como escarpias al comprender la profundidad de lo leído era mayor de lo que creía.

En cuanto a Maree, su historia podría ser la que más cuadra en una ambientación de ciencia ficción. Empática natural y criada en un centro de adiestramiento para seres como ella, Maree emprende un viaje a través del Atlántico para participar en un misterioso programa. En el océano la acechan más peligros de los que se espera: inteligentes ballenas-oso descomunales, misteriosos personajes que parecen conocer su secreto y una joven piloto de la que no quiere encariñarse.

La voz narrativa de Maree es más relajada, más fluida. La tensión acumulada en las dos primeras partes desaparece para dar paso a la incertidumbre. Maree no sabe qué le aguarda en las costas de Thalia, pero afronta su destino con un valor muy bien fingido. No sabe que las respuestas a los misterios de ese pasado del que nada quiere saber la esperan en tierra firme.

Los otros dos capítulos, protagonizados por Alex Adeyemi y la misma Maree, están narrados en una tercera persona omnipresente que choca bastante si los comparamos con los tres que he descrito anteriormente. Y es que estas son las dos partes que han conseguido descolocarme por completo. Para mí, la parte de Alex (la tercera en el conjunto de la obra) no aporta casi nada, aparte de romper con la dinámica de tensión y protagonistas femeninas que la precedía. En cuanto a Maree, el desconcierto es mayor: si ya veníamos de oír a la empática con voz propia, ¿por qué ahora de repente nos alejamos de ella con esa tercera persona? Pese al lapso de 20 años, los acontecimientos narrados en este último fragmento de la obra tienen relación directa con los que transcurren en la parte inmediatamente anterior. Al igual que el capítulo de Alex, lo que aquí se aporta es mínimo, rompe los esquemas que a mí tanto me venían gustando y desemboca en un final bastante decepcionante.

Aun así, estos cambios no hacen sino generar más misterio a toda la estructura y complejidad de La carrera. Yo tengo una teoría formada, pero revelarla aquí se podría acusar de destripamiento. Si leéis la obra, podéis escribirme para comentar nuestras respectivas teorías.

¿Ciencia ficción ecologista?

Aunque ha recibido el calificativo de ciencia ficción ecologista, para mí el ecologismo escasea. Que en un futuro un tanto distópico haya problemas relacionados con la naturaleza y el abuso que se hace de esta no significa que sea ecologista, porque para serlo tiene que haber un alegato, una defensa del medio ambiente, y aquí no la hay.

Los animales, eso sí, tienen un papel esencial en la narración y la ambientación. En la primera parte son los galgos modificados genéticamente usados para carreras y apuestas. En la parte de Maree, además de la relación que esta mantiene con los cánidos, aparecen bancos de ballenas descomunales de las que apenas se sabe nada. Son objeto de culto para un grupo religioso, se hacen sacrificios humanos en su honor, hunden barcos, parecen inteligentes… Pero nadie se ha aventurado en sus aguas ni ha sobrevivido para conocerlas en profundidad.

Los temas recurrentes de Nina Allan

A ver, no soy una experta de Allan, ni mucho menos. Caté un poco de Máquinas del tiempoaunque no llegué a terminarlo. Aun así, ya pude discernir ciertos parecidos entre este y La carrera, como es el gusto por los saltos temporales, la ambientación y las relaciones fraternales.

Como indica su nombre, en Máquinas del tiempo los saltos temporales son el quid de la cuestión. En La carrera, cada capítulo se sitúa en un tiempo distinto al resto, aunque no se especifica cuándo. Vemos las diferencias, tenues en principio, gracias a unas voces narrativas que poco hacen por explicarnos cómo es su tiempo. Para las protagonistas, vivir cuando viven es lo normal. Si queremos descubrir más sobre su época tendremos que profundizar en su narración.

La ambientación en Allan ejerce un factor condicionante en los personajes, hasta tal punto que pueden llegar a obsesionarse con su entorno. Las descripciones de Sapphire o Hastings abundan precisamente porque tanto Jenna como Christy se ven atrapadas en las calles que las vieron nacer y crecer. Ambos lugares son unas crisálidas de las que nunca podrán escapar, por mucho que lo intenten. La obsesión es tal que, tras un hecho traumático, Christy se dedica a describir esa ciudad que la encierra y que la obliga a vivir una pesadilla constante.

Y, por último, en lo poco de Allan que llevo leído he podido comprobar que tiene fijación por las relaciones entre hermano y hermana. Son tóxicas, raras, poco sanas. Jenna y Christy se ven avasalladas por sendos hermanos que quieren matarlas y seducirlas. Ambas viven en una casa donde el abandono de su madre ha activado una bomba de relojería cuyo tiempo nadie sabe cuándo se acabará. Los hermanos de estas dos historias son prácticamente el eje central de las vidas de las protagonistas y, junto a su entorno, ejercen tal presión que las consecuencias, por mucho que nos pese, nunca van a ser buenas.

Creo que los secretos están vivos, como los gusanos en el subsuelo. Cuando el tiempo es seco, los gusanos ahondan en busca de agua. Pero cuando llueve, se los ve escarbando hacia la superficie.
Pág. 132

La edición

Ediciones Nevsky es una editorial de esas que cuidan hasta el más mínimo detalle. Tanto la edición en papel, que es la que yo tengo, como la traducción de Carmen Torres y Laura Naranjo (traductoras con un gran recorrido a sus espaldas y que suelen trabajar a cuatro manos con editoriales como Impedimenta, Nocturna, Errata Naturae o Nevsky; también se encargaron de la traducción de Máquinas del tiempo), son una auténtica maravilla. Es de esos libros que te dura toda la vida.

Enlaces de interés:

  • Entrevista a Nina Allan en el blog de Fata Libelli.
  • Reseña de Tejedora, por Bea Aguilar.

Reseña de 36, de Nieves Delgado

Hace unas semanas me enteré del nacimiento de la Editorial Cerbero, un sello liderado por Israel Alonso y cuyo emblema, el Can Cerbero, es toda una declaración de intenciones. Cada cabeza de este perro literario representa un género fantástico distinto: terror, ciencia ficción y fantasía. El tres es su número: cada tres meses publicarán tres obras cortas de uno de estos tres géneros, además de otras obras de mayor extensión adscritas también a mi triada literaria favorita. Sigue leyendo “Reseña de 36, de Nieves Delgado”

Mis maravillosas ocho lecturas del 2016

Tras repasar las páginas y páginas llenas de títulos que he leído durante este 2016 (más de 100 ya), me queda clara una cosa: cuánto han cambiado mis hábitos de lectura. He leído muchísimo más de lo esperado y obras que ni en sueños me había pensado que llegaría a leer. He descubierto a autoras fantásticas gracias a iniciativas como #LeoAutorasOct o Adopta una autora y todo eso ha quedado reflejado en la lista de mis ocho libros favoritos que he leído durante el 2016.

Esta es una historia de amor, de mis ocho flechazos literarios de este año que se desvanece a cada minuto que pasa. Sigue leyendo “Mis maravillosas ocho lecturas del 2016”

De narradores poco fiables: Perdida y El ocupante

No es ningún secreto que voy retrasada con la publicación de reseñas de los libros que leí durante octubre por #LeoAutorasOct. Los últimos días de la iniciativa fueron un caos total en mi vida. Si bien ya he publicado las conclusiones de lo que a mí me ha parecido esta iniciativa, aún he de sacar un par de reseñas más.

He aquí dos opiniones de sendos libros totalmente distintos entre sí pero con una característica en común: están narrados en primera persona por personajes de los que no te puedes fiar ni un pelo. Sigue leyendo “De narradores poco fiables: Perdida y El ocupante

La casa de arenas movedizas

Carlton Mellick III
Traducción de Hugo Camacho
Orciny Press

Qué versátil es esto del bizarro. Ya con Fantasma se me quedó el cuerpo desencajado, no tanto por la historia sino por la forma de contarla, de implicar al lector y de dejar que cada uno interprete su propia aventura. En La casa de arenas movedizas lo bizarro es la historia, pues la narración es más convencional (eso sí, escrita en presente, que impacta mucho más que el pasado). De esta novela sí que podéis leer la sinopsis sin peligro, ya que es muy general y no desvela nada del misterio bizarro. Ahora bien, me vais a permitir que mi reseña contenga algún destripamiento (señalado con letras rojas y bien visibles), pues me muero por comentar el final. 

Polly y Pulga viven en la guardería junto con su tata. No conocen a sus padres, pero saben que algún día vendrán a buscarlos. No han visto nunca el mundo exterior porque está lleno  de siniestros, criaturas comeniños con astas. No se relacionan con más seres humanos que los niños de la escuela, pero son felices en su mundo formado por cuatro paredes. Pero un día los pilares de su vida empiezan a desmoronarse: Polly se hace adulta y sufre ataques de ira sexual y psicótica; la novia de Pulga, Darcy, no va al colegio desde hace días y la tata parece ser víctima de una enfermedad mental. Sigue leyendo “La casa de arenas movedizas”

Fantasma, de Laura Lee Bahr

Orciny Press
Traducción de Hugo Camacho
Lectura para #LeoAutorasOct

Bizarro: raro, grotesco, locura extrema. Un género nada nuevo en la literatura de habla inglesa pero que aterrizó no hace mucho en nuestro país de la mano de Orciny Press, el buque estrella de esta palabra que, en nuestro idioma, significa valiente. Si bien esta definición no se puede aplicar a lo que encontramos entre las páginas del género bizarro, permitidme que lo aplique al editor de Orciny Press, Hugo Camacho, porque eso es lo que es: un bizarro de mucho cuidado. Y aprovecho para felicitarle por su traducción. ¿Os podéis imaginar lo complicado que es traducir algo que no sabes por dónde te llevará?

Leer bizarro no es sencillo. A veces ni siquiera es placentero. Será una experiencia surrealista, una ida de olla total, que hará que nos cuestionemos la cordura del autor, de los personajes que protagonizan las obras bizarras e incluso nuestro propio juicio. Somos bizarros al leer bizarro. Y más bizarros aun son los autores que se decantan por este género. He tenido el placer de iniciarme en la aventura bizarra de la mano de Laura Lee Bahr, autora estadounidense, con su obra Fantasma, pues quería aprovechar este primer #LeoAutorasOct para descubrir nuevos géneros, temas y escritoras. Sigue leyendo “Fantasma, de Laura Lee Bahr”

Amanecer, de Octavia Butler

Traducción de Luis Vigil
Editorial Ultramar

Amanecer empieza con un despertar. Pero no es un despertar cualquiera. Es el Despertar de Lilith. Ya ha tenido otros Despertares, pero este será el último, aunque eso ella aún no lo sabe.

En cada Despertar, siempre lo mismo. Está sola en una habitación sin ventanas y con poco mobiliario. A veces no hay baño, aunque últimamente sí que dispone de uno. Le dan de comer una cosa insulsa que no se parece a nada que haya comido antes. Una vez tuvo compañía: un niño que no era suyo. Duró poco. También hay interrogatorios, muchos, y nada de ropa. Hasta ahora.

En este último Despertar, Lilith tiene ropa y no está sola. Una figura que permanece oculta entre las sombras le dice que, hasta que no acepte su existencia y se sienta cómoda tocándolo, no podrá salir de la habitación. Lilith tiene miedo, pánico. Casi prefiere volver a estar sola, volver a dormir.

Porque esa figura es un oankali, un extraterrestre con muchos tentáculos, cual hijo de la mismísima Medusa. Habla su idioma, aunque no es su lengua materna. Y la conoce demasiado bien. No tiene ojos, ni boca, ni orejas. Solo tentáculos repugnantes que captan cada sonido y cada movimiento que ella hace. Sigue leyendo “Amanecer, de Octavia Butler”