La Corte de los espejos

La Corte de los Espejos
Concepción Perea
Editorial Fantascy, 2013

TerraLinde, un  reino donde las hadas no creen que los humanos existan, una vieja ciudad que fue decisiva durante la Guerra de la Reina Durmiente. Han pasado años desde ese cruento conflicto que dejó tras de sí una paz delicada, una larga lista de rencores y un trono inestable.
Allí viven Nicasia, una knocker del gremio de ingenieros, y Dujal, un phoka demasiado aficionado al riesgo. Ambos llevan años enzarzados en un pulso de poder en el que Marsias, un apacible sátiro dueño de un burdel, trata de mediar como puede. El asesinato de Manx, tutora de Dujal y compañera de armas de Marsias y Nicasia, los obligará a unirse para encontrar a los culpables. Juntos emprenderán una investigación que los llevará desde los bosques de los centauros hasta las montañas de TocaEstrellas, habitadas por los feroces goblins. Y siempre perseguidos por la larga sombra de la misteriosa Dama RecorreTúneles.

Corte_Perea

Cuaderno de bitácora

Los destripamientos están señalados con el símbolo 

    ♦ Ha sido el prólogo más largo que he leído jamás (77 páginas). Al principio llevaba un poco de lío con el nombre de tanta criatura, raza o hecho histórico, pero los cabos se van atando por sí solos hasta desembocar en el verdadero misterio de la trama (que no ocurre hasta la página 100 y pico, aunque la sinopsis bien que lo destripa pronto). El prólogo es como el primer acto de una obra de teatro (comparación que viene de perlas).

    ♦ Nunca he leído nada de temática o ambientación steampunk y me está gustando. Magia con máquinas, hadas con la cara tiznada de carbón… Y hablando de hadas, no son hadas al uso, como aquí las entendemos. No son campanillas rubias y con alas de libélula (o por lo menos, no todas). No me refiero a que sean macabras, sino al concepto de hada en sí. Para mí que la autora lo ha entendido según el universo de Tolkien. Por cierto, ¿alguien me recomienda un libro sobre mitología celta?

    Me encantan los personajes, su desarrollo y la explicación de por qué son así, tal como nosotros los leemos ahora. En algunos casos, no obstante, el pasado permanece oscuro. Además, los personajes no son o blancos o negros. Hay una escala de grises enorme. Por ejemplo, Isma’il podría catalogarse bajo el bando de los buenos: quiere vengar a su abuelo, se lleva bien con algunos de los personajes principales y tiene un puesto importante en la Corte. Pero sus acciones y pensamientos no cuadran mucho con lo que nosotros consideramos una persona buena (y a mí me cae mal). Lo mismo pasa con Nicasia y su doble faceta de implacable Dama RecorreTúneles.

    ♦ Menuda evolución de las tramas. Es como un árbol: empezamos con algo sencillo y se va ramificando y ramificando… Y tenemos un montón de misterios, traiciones, líos varios… Todo orquestado con una maestría magnífica. ¡Y pensar que el principio me parecía algo simple! ¡Solo era el prólogo de algo más grande! ¡El aperitivo, la introducción, la presentación! Sin ella, sí, más de uno estaría perdido y no habría seguido adelante.

    Han quedado algunos cabos sueltos por resolver. ¿Quién es ese famoso elfo desterrado? ¿Por qué no sale Silvania? ¿Quién es la madre de Laertes? ¿Por qué Dujal es el favorito de DamaMirlo? ¿Quién es el padre de Dujal y de su hermanita? Y seguro que hay alguno más, pero el final me ha absorbido tanto que los ha borrado de mi mente. Así está bien, que me gustaría releerlo para cuando salga la segunda parte.

    ♦En cuanto a eso, ¡que salga pronto! TierraLinde tiene muchas cosas que ofrecernos. ¿Habrá un mapa incluido? Ojalá, tengo ganas de recorrer sus costas y sus bosques. Molaría también (guiño, guiño, Concepción Perea) conocer de primera mano lo que pasó en la Guerra de la Reina Durmiente (¿por qué dormía, por cierto?). ¿Y si nos lo contara Marsias? Ay, ojalá [inserten corazón mecánico y peludo aquí].

Reseñando…

Escritores de fantasía, atiendan:

Quiero más personajes como los de La Corte de los Espejos: completos y con personalidades fuertes. Que no sean o buenos o malos, sino un poco de todo, como nosotros. Que las decisiones que tengan que tomar no sean fáciles. Que se sacrifiquen, que lloren, que amen y que rían y que manquinen planes que luego no salgan del todo bien. Porque así es la vida, por muy hada que seas. Los buenos no tienen por qué caernos bien, ni tienen que ser angelitos de la guarda que no han matado nunca una mosca.

Quiero más ambientaciones así: realistas. Bosques, pantanos, una ciudad, una montaña de fondo. La fantasía está en los personajes y en la trama, no en lo complicado que pueda ser imaginar un lugar. Quiero que esas ambientaciones estén llenas de tanta vida como en La Corte de los Espejos: razas y seres mágicos, misteriosos, extraños, que supuren fantasía por cada poro de su piel. Y, en el caso de Nicasia, también grasa de motor.

Quiero conversaciones coherentes, con sus silencios y omisiones. No todo tiene que ser dicho. Queremos tramas elaboradas, que haya misterio, que el lector intente adivinar qué está pasando o quién ha engendrado a quién. No nos lo den todo en bandeja, hay que hacernos pensar. Por ejemplo: Silvania no ha salido, y yo me quejo de ello, y eso solo me hace pensar que hay un gran misterio escondido (luego a lo mejor no lo hay, pero ¿y lo bien que me lo paso inventando mis propias teorías?).

En definitiva, ha sido una lectura de 10. Y eso que al principio no estaba muy convencida, pero entre la portada y lo maja que es la escritora, me animé. Y no solo me ha dejado con ganas de más, sino que la voy a recomendar y/o regalar a todo amante de la fantasía que se me ponga a mano. He dicho.

 

Anuncios

Las primeras quince vidas de Harry August

Una obra de Claire North traducida por Jaime Valero Martínez
y editada por Colmena Ediciones.

Sinopsis

Cada vez que Harry muere, vuelve a nacer justo en el mismo lugar y la misma fecha, como un niño con todo el conocimiento de una vida que ha vivido ya doce veces antes. No importa lo que haga o las decisiones que tome, al morir Harry siempre vuelve a donde todo comenzó.
Hasta ahora.
Mientras Harry se acerca al fin de su undécima vida, una niña pequeña se acerca al borde de su cama. «Por poco no llego a tiempo, doctor August», dice. «Necesito enviar al pasado un mensaje con usted. Ha ido pasando de niño a adulto, de niño a adulto, mil años hacia atrás en el tiempo. El mensaje es que el mundo se acaba, y no podemos prevenirlo. Ahora es su turno».
Esta es la historia de lo que Harry August hace a continuación (y lo que hizo antes). De cómo tratará de salvar un pasado que no puede cambiar de un futuro que no puede permitir.

Cuaderno de bitácora

Las secciones de Cuaderno de bitácora contienen destripamientos.

Nueva modalidad de entrada, inspirada en la idea de Take Shelter Book y vista en el blog de Readings in the NorthHe ido anotando pensamientos e impresiones cada 100 páginas, más o menos, y este es el resultado de la lectura de Las primeras quince vidas de Harry August.

    ♦ Los capítulos cortos dan la sensación de que la lectura es bastante veloz. Pero cada capítulo trata sobre un tema distinto o relacionado ligeramente con algo que se había mencionado antes. En algunos casos me sacan de la historia, aunque la brevedad ayuda a que me vuelva a encauzar de nuevo.

    ♦ Menuda mezcla de vidas. A ver, está bien, pero me conozco y me lía más que otra cosa. He tenido que pararme a recapitular el número de vidas y a qué se había dedicado H.A. en cada una de ellas.

    ♦ Me va quedando más claro este aspecto porque se repite bastante. Ya no me lío tanto y he llegado a asimilar las primeras. Menos mal que solo hay quince.

    ♦ Bueno, llegados a este punto, la obra parece tener la siguiente estructura:

BOMBAZO INFORMATIVO  ⇒ Relax [presentación del protagonista] ⇒ Club Cronos [mola] ⇒ Avance progresivo hacia… ¿hacia dónde? ¿Habrá acción, paradojas o se acabará el mundo de verdad?

   ♦ Los lineales tienen tantas vidas como los katch… kalach… bueno, me entendéis aunque no ponga la palabra entera. Pero los lineales no recuerdan. ¿Qué les hace tomar siempre el mismo rumbo, las mismas decisiones? ¿Qué actos, como dicen en Doctor Who, son puntos fijos en la historia, acontecimientos que no se pueden alterar? ¿Quién decide que algo no se puede cambiar y que tiene que pasar en todas las vidas? ¿Qué factores lo determinan? Si voy yo y hago que Belén Estaban no conozca a Jesulín, ¿he alterado un acto inalterable? Esa mujer, por mucho que nos pese, ha influido en la vida de miles (¿millones?) de personas. Es obvio que no es una figura de la magnitud de Hitler y su desaparición de la historia tendrá un efecto menor, pero ¿efectos irreversibles o no?

    ♦ Harry ya tiene una misión. POR FIN.

¿Cuál es mi propósito?
O bien cambiar un mundo —muchos, muchos mundos, cada uno alterado por las elecciones que hago a lo largo de mi vida, pues todo acto tiene una consecuencia, y en cada amor y en cada pena siempre hay un rastro de verdad— o no hacer nada en absoluto.
[pág. 200]

    ♦ Las conversaciones entre Vincent y Harry me aburren soberanamente.

   ♦ ¿Sabréis lo que habría molado? Ver todo eso del «recuerdo-pero-me-hago-el-tonto» de Harry desde el punto de vista de Vincent. Es decir, el lector también se lo creería, igual que Vincent, y el final podría haber sido más espectacular. Pero con lo aburrido que es Vincent, cualquiera sigue leyendo eso. De verdad, no he visto a un villano (villano aprox.) tan aburrido.

    ♦ Harry, cariño, me caes bien, pero eso de… «Ay, Vincent, te odio porque has querido borrarme la memoria dos veces, me has torturado y me has convertido en tu perrito faldero, así que adiós muy buenas». ¿Y todos los kalach… muertos, qué? El primer párrafo de la página 518… En fin.

    ♦ No me ha entusiasmado el final. Ya se veía venir… Un poco más de tensión habría estado bien, pero sin llegar a algo demasiado apoteósico.

En resumidas cuentas…

La estructura (capítulos cortos, alternancia de temas y vidas) ha terminado por gustarme. Era coherente y le ha dado un toque especial a la narración. Entre los personajes, el protagonista destaca sin ningún problema por encima del resto; no es el típico héroe todopoderoso, por muy buena memoria que tenga, y el toque de humanidad presente en todas sus vidas ha sido de mi agrado. Eso sí, su enemigo a ratos, Vincent, me ha parecido una figura insulsa. No es que le falte pasión, pero me habría gustado ver más esa vena malvada que él dice que no tiene pero que todos queremos que tenga.

Me decidí a leerlo por las paradojas temporales que presenta su argumento; al final, no obstante, no es el tema central de la obra, pero sí que hace que el lector se detenga a pensar detenidamente sobre ellas y a plantearse las consecuencias de un acto en concreto (¿habéis leído la disertación que he hecho antes sobre Belén Esteban? Pues eso). Es una lectura entretenida, llena de apuntes históricos, científicos e incluso filosóficos y morales (pero no por ello es aburrida; de verdad, aquí el único soso es Vincent).

Sé que no me ha entusiasmado tanto como a otra gente, así que tengo ganas de contrastar opiniones en el Spoiler Club de este mes.

Veredicto final: 3,5 según los parámetros de Goodreads, que son sobre 5.

¡Que levante la mano quien la haya leído! ¿Qué opináis?