Reseña de 36, de Nieves Delgado

Hace unas semanas me enteré del nacimiento de la Editorial Cerbero, un sello liderado por Israel Alonso y cuyo emblema, el Can Cerbero, es toda una declaración de intenciones. Cada cabeza de este perro literario representa un género fantástico distinto: terror, ciencia ficción y fantasía. El tres es su número: cada tres meses publicarán tres obras cortas de uno de estos tres géneros, además de otras obras de mayor extensión adscritas también a mi triada literaria favorita.

Por ahora, apuestan por las letras hispánicas. Han publicado seis novelas cortas de autores españoles: J.G. Mesa, Daniel Pérez Navarro, Lola Robles, Nieves Delgado, Cristina Jurado y Sofía Rhei, y dentro de poco esperamos una antología de relatos de la escritora argentina Teresa P. Mira de Echevarría.

Como veis, las mujeres vienen pisando fuerte en Cerbero, y con eso ya me ganaron. En esta entrevista, Israel Alonso dejó muy claro lo que supone publicar a más mujeres que hombres.

No es que esté haciendo un esfuerzo sobrehumano para publicar a más mujeres que hombres, es que recibo novelas de mujeres con la calidad que exijo para mis títulos. Si no la tuvieran, no las publicaría. Pero, lo confieso, últimamente disfruto más leyendo a mujeres que a hombres. No sabría explicar por qué pero es así. Y eso se refleja en las decisiones que tomo como editor, claro está. Seguiré editando a autoras (y a autores, que no se asusten esos escritores) porque creo que es necesario que se haga y que se haga bien.

Como aquí a una servidora también le apetece leer a más mujeres que hombres, me lancé de cabeza a por los cuatro títulos con nombre femenino de la colección: 36, de Nieves Delgado; Domori, de Sofía Rhei; Yabarí, de Lola Robes y CloroFilia, de Cristina Jurado. A falta del de Robles (que viene firmadico desde Madrid), los tengo ya en mi poder y, como son cortitos, se pueden devorar de una sentada.

editorial-cerbero-fabulas-estelares
Los títulos que me he agenciado hasta el momento

He aquí mi  primera experiencia viajando con Cerbero.

36, de Nieves Delgado

Desde que vi Ex-machina y me junto con Bandinnelli, mi obsesión con las IA (Inteligencias Artificiales) no ha hecho más que aumentar. Si a eso le juntamos que es un tema que suele estar relacionado con la eterna cuestión de qué significa ser humano (pregunta recurrente en las obras de mi querida Octavia Butler) y que Nieves Delgado escribe que da gusto, el cóctel no podía ser más explosivo para mis sentidos.

Treinta y seis es una de las pocas IAs que los humanos han conseguido producir y, hasta la fecha, es la más educada y sociable. Y es que la creación de IAs no ha resultado ser lo que la gente se esperaba que fuera. No son majas, no están bajo nuestras órdenes y si las dejamos en paz, mejor.

La falta de interés hacia las actividades humanas y la ausencia de ambición en el terreno del progreso personal fueron un mazazo para los investigadores, que habían imaginado un mundo lleno de maravillas propiciadas por las IAs volcadas al servicio de la humanidad. Una vez más, la realidad no coincidía con los deseos del ser humano.
—Página 47.

Por eso no es de extrañar que las primeras palabras de Treinta y seis, «Buenos días», causen furor entre los investigadores del centro CIDIA. Al nacer, las IAs suelen ser retraídas y taciturnas, actitud que las acompañará durante el resto de su existencia.

36 es la historia de la vida de esta IA tan sociable (comparada con las otras, claro). No os esperéis que haya acción a chorros. De hecho, no la hay. Lo que sí que os prometo son reflexiones sobre la esencia de vivir, de nacer y morir, de existir como ser humano orgánico y como ser humano electrónico. Y de la estupidez humana que, una vez más, demuestra no tener límites.

Es la primera vez que leo algo de Nieves Delgado y qué decir: me ha encantado cómo escribe. Aunque sabemos que 36 está ambientada en el futuro, no se especifica si es dentro de 12 o 341 años. Bien podrían ocurrir hechos similares dentro de dos años. Y es ahí cuando el estilo cercano de Nieves hace que nos lo imaginemos como algo próximo en nuestras vidas, algo que podríamos ver en las noticias mañana mismo. Por eso el final es como un golpe a la propia realidad. Es una historia con mensaje, sí, de esos mensajes que se pueden aplicar a distintos planos de la sociedad actual en la que estamos metidos hasta el cuello.

Si me leéis desde hace tiempo, sabréis que este es el tipo de historias que me gustan. Me robó el corazón nada más formular la pregunta clave: «¿Qué significa ser humano?», y me lo destrozó con ese final tan estúpidamente humano que, a la vez, sigue siendo necesario para que nos demos cuenta de una puta vez de que odiamos, y seguiremos odiando, todo aquello que sea diferente en nuestra sociedad capitaneada por el miedo.

Enlaces de interés:

36-fabulas-estelares-nieves-delgado
Portada de Cecilia G.F. (@ThanatosOfNicte)
Anuncios

8 thoughts on “Reseña de 36, de Nieves Delgado

  1. Bueno fan total de las declaraciones del Editor, así como primeras líneas del comentario!
    Para seguir, la edición me parecen una maravilla los tres libros!!! y ya como enganche a la historia mencionas a nuestra queridísima Octavia y caigo, Carla, caigo…porque como sabes tú bien que este año me apetece ponerme las pilas en el género, y esta reseñaca me ha matao’… por lo que comentas, creo que reúne los requisitos que me gustan del género, crítica, reflexión… tú qué dices? crees que me engancharía? Sabes que me fío de tu criterio…y sólo por la filosofía de la editorial merece la pena darles impulso desde luego!
    Un Besote!!^^

    Me gusta

  2. La forma en la que te hace reflexionar sobre un posible futuro y cuáles son los valores que rigen esta sociedad me recuerda a mi lectura de Un Mundo Feliz, la trama no era lo más pero termine el libro con muy buenas sensaciones y teniendo la sensación de haber recibido un mensaje de alerta.
    No conocía la editorial pero me pasaré por su web a investigar.
    ¡Un saludo!

    Me gusta

    1. ¡Ya me contarás! La ciencia ficción es uno de los mejores géneros para dar un mensaje y hacerte reflexionar. Eso sin duda. Pero en 36, además, y con los tiempos que corren, el mensaje que da cala muy hondo, porque se puede extrapolar a nuestra propia sociedad actual.
      ¡Gracias por pasarte!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s