La casa de arenas movedizas

Carlton Mellick III
Traducción de Hugo Camacho
Orciny Press

Qué versátil es esto del bizarro. Ya con Fantasma se me quedó el cuerpo desencajado, no tanto por la historia sino por la forma de contarla, de implicar al lector y de dejar que cada uno interprete su propia aventura. En La casa de arenas movedizas lo bizarro es la historia, pues la narración es más convencional (eso sí, escrita en presente, que impacta mucho más que el pasado). De esta novela sí que podéis leer la sinopsis sin peligro, ya que es muy general y no desvela nada del misterio bizarro. Ahora bien, me vais a permitir que mi reseña contenga algún destripamiento (señalado con letras rojas y bien visibles), pues me muero por comentar el final. 

Polly y Pulga viven en la guardería junto con su tata. No conocen a sus padres, pero saben que algún día vendrán a buscarlos. No han visto nunca el mundo exterior porque está lleno  de siniestros, criaturas comeniños con astas. No se relacionan con más seres humanos que los niños de la escuela, pero son felices en su mundo formado por cuatro paredes. Pero un día los pilares de su vida empiezan a desmoronarse: Polly se hace adulta y sufre ataques de ira sexual y psicótica; la novia de Pulga, Darcy, no va al colegio desde hace días y la tata parece ser víctima de una enfermedad mental.

Ya nos avisa Carlton Mellick III en el prefacio de que esta es una de sus obras más personales. Y no es para menos, pues parece que está plagada de metáforas bizarras de los traumas infantiles más extendidos:

  • El miedo al abandono por parte de los padres: en La casa de arenas movedizas los padres ya han abandonado a los hijos, pero este miedo se intensifica más al pensar que quizás los padres de Polly y Pulga nunca vendrán a por ellos.
  • Los celos entre hermanos: el hermano o hermana mayor es el que tiene que alimentar al pequeño con su propia sangre. Así, el hermano menor siempre es un parásito para el mayor: reclama su atención, su energía vital y parte de su propio ser.
  • La transformación en la pubertad en las mujeres: que se sepa, en el mundo bizarro de Mellick los hombres pasan sin pena ni gloria por la pubertad, pero en las mujeres este cambio es muy drástico, incluso violento: les salen cuernos enormes y sufren ataques de ira incontrolables.
  • El miedo a la oscuridad: en las tinieblas de la casa habitan los siniestros, seres astados que persiguen sin descanso a todo ser vivo que esté a su alcance. Aunque La casa de arenas movedizas no es una obra de terror, hay escenas que impresionan mucho y que hechas película harían temblar a más de uno. Pero no temáis: como miedica reconocida certifico que son escenas de impresión y no de terror.

He disfrutado mucho con esta lectura, tanto por el ritmo como por la atmósfera opresiva que transmite. Me lo leí en un rato poco después de comprarlo durante mi visita a Barcelona con motivo de la EuroCon, y más de un viandante habrá visto mi cara de sorpresa, asco y repelús, pues hay más de una escena gore y violenta.

Hablando de gores violentos, es hora de pasar a la parte de destripamientos literarios. A partir de aquí el final queda abierto en canal. Lee bajo tu propia responsabilidad.

casaarenasmovedizas_resena

Que levante la mano quien se haya quedado con la sensación de que Carlton Mellick empezó a escribir, escribir y escribir hasta que la situación se hizo insostenible y la única explicación que se le ocurrió fue: «pues están en un planeta desconocido lleno de fantasmas que no se pueden matar». Esta mezcla de fantasía y ciencia ficción me pareció lo más raro e inverosímil de toda la novela. Vale, sí, no me esperaba una explicación lógica y real porque no podía haberla, pero la solución me parece un poco del rollo «así me viene bien a mí» y punto. Claro que prefiero esto a lo que hizo Stephen King en la única novela que he leído de él (y hasta aquí puedo leer para no destripar dos libros en una única reseña).

Ya me avisaron de que el final era raro de cojones, pero lo que no me esperaba es que toda la violencia recayera sobre el mismo colectivo: las mujeres. No fui la única que lo pensó, y si bien esto se puede justificar gracias a la corta edad del protagonista, me parece que se repite a lo largo y ancho de la obra: Polly es la que más palizas recibe; las mujeres son las que sufren ataques violentos durante la pubertad y las únicas que se han visto alteradas por la mezcla entre terranios y humanos; Darcy es la que está loca, la que los aboca a la oscuridad; la madre alumbradora es la que traiciona a sus hijos y se los come… Pero la clave está en la escena del epílogo, cuando Darcy y Pulga van a recoger a dos niños.

El padre se sorprende al ver que el niño se preocupa tanto por su hermana pequeña. Su hermana lo habría abandonado de haberse encontrado en el pellejo del niño (p. 242).

Polly, pese a que le saca cinco años a su hermano pequeño, es más inmadura, más irracional, más egoísta. Pero, ¡oh, cosas de la vida!, este niño, de 15 años también, resulta ser mucho más generoso que la malvada Polly, a quien Pulga tiene el honor de salvar una y otra vez incluso de su propio suicidio y estupidez.

Pese a esta tendencia y al asco que sentía por los bebés sanguijuela, he disfrutado mucho de La casa de arenas movedizas. Qué maravilla esto del bizarro: cada novela te sorprende de una forma radicalmente distinta a la anterior.

Enlaces de interés:

♦ Reseña de Daniel Genís en El biblionauta.

♦ Reseña de Laura Fernández en Fantifica.

♦ Reseña de Canal Nostalgia.

Anuncios

3 thoughts on “La casa de arenas movedizas

  1. Bueno, bueno bueno … si ya Fantasma me creó expectación, con esta reseña, me pregunto que narices hago con mi vida y por qué no me sumerjo ya en el mundo bizarro!!! Eso sí, me salté el destripamiento del final para no comerme spoiler… Pero vamos este va directo a mi lista y espero que uno de los dos caiga antes de final de año, no te digo más!!! xDD
    Besoteees!

    Me gusta

  2. ¡Hola!
    Tengo muchas ganas de leer ‘Fantasma’, a ver si me animo pronto. Y en este caso, este otro libro no lo conocía pero me lo llevo apuntado. Me atrae mucho los temas traumáticos que trata: los celos entre hermanos, el miedo al abandono, el cambio que sufrimos de la infancia a la adolescencia…
    He preferido no caer en la tentación de leer el destronamiento, que quiero saber lo mínimo, como siempre.
    Un beso

    Me gusta

  3. Hola 🙂 Casi me como un spoiler, pero no, yihaaaa (aunque tampoco me importa demasiado XD). Lo tengo anotado desde una reseña de Alex y otra de Laura Huelin, la verdad que tiene una pinta estupenda y de esas lectura que te dejan la cabeza dada la vuelta, pero que molan. No se si has visto otros títulos de este hombre, son a cual más loco. Un abrazo^^

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s